Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

Apolo 1: El fracaso de la primera misión Apolo tripulada estadounidense


Publicado el 16/09/2011

A comienzos de 1960, cuando aún Eisenhower era presidente de los Estados Unidos, se concibió el Programa Apolo como una continuación del Programa Mercury. La gran diferencia en el nuevo programa radicaba en que podría llevar hasta tres astronautas, frente a un sólo astronauta que se podían llevar en las misiones Mercury. Con esta nueva propuesta, la NASA pretendía orbitar en torno a la Luna, en busca de posibles lugares donde llegado el momento poder alunizar.


Insignia del Programa Apolo (fuente)

En Noviembre de aquel mismo año, John F. Kennedy fue elegido presidente de los Estados Unidos, habiendo llevado durante toda la campaña electoral la promesa de alcanzar una clara superioridad en la carrera espacial. Aún así, no fue hasta mediados de 1961 cuando mostró públicamente su apoyo al Programa Apolo, yendo un paso más allá y prometiendo que el programa conseguiría poner un hombre en la Luna antes de terminar la década.

Creo que esta nación debe comprometerse para conseguir el objetivo, antes de que esta década termine, de poner un hombre en la Luna y traerlo de vuelta sano y salvo a la Tierra

— John F. Kennedy

Esta decisión unilateral de Kennedy, antes de que la NASA aún hubiera puesto un hombre en órbita, aceleró notablemente el proceso. En poco tiempo el programa Apolo paso de menos de 40.000 empleados a más de 400.000 y consecuentemente, el dinero recibido de la nueva administración también sufrió un sustancial aumento.

Cinco años más tarde, en 1966, el proyecto hizo sus primeros vuelos no tripulados, con las misiones AS-201, AS-203 y AS-202. En esas misiones se probó la viabilidad del diseño tanto del vehículo de lanzamiento, la Saturn 1B, como del módulo lunar Apolo, la primera nave diseñada para volar más allá de la atmósfera sin ninguna capacidad aerodinámica. Obviando unos problemas mínimos en la primera misión, AS-201, el resto fue un éxito rotundo, así que se procedió a la segunda fase: tripular el módulo lunar.

La elección de los tres primeros astronautas en tripular el Programa Apolo fue tomada el 21 de Marzo de 1966, siendo los afortunados el comandante Virgil Grissom y los pilotos Edward White y Roger Chaffee. Originalmente la misión estaba planificada para el cuarto trimestre del año, aprovechando para ser lanzada junto a la última misión del Proyecto Gemini, pero las dificultades técnicas retrasaron la misión AS-204 a Febrero de 1967.


Tripulación de la Apolo 1: Grissom, White y Chaffee (fuente)

Durante meses la futura tripulación de la misión se entrenó tanto física como mentalmente para llegar con garantías a la fecha de lanzamiento. La última gran prueba tuvo lugar el 27 de enero de 1967, apenas un mes antes de la fecha prevista para el lanzamiento de la misión. En esta misión se quería comprobar si los tres astronautas podrían operar en normalidad una vez que todos los cables se hubieran desconectado del módulo lunar Apolo.

A la 1 del mediodía de aquel día, Grissom, Chaffee y White entraron en el módulo totalmente presurizado, y se situaron en sus respectivos asientos y comenzó la instalación de la escotilla para presurizar el módulo. Una vez esta fue colocada y sellada, se reemplazó el aire de la cabina con oxígeno puro. Entonces comenzaron los primeros problemas, cuando unas alarmas se dispararon aparentemente por el movimiento de los astronautas, así como unos problemas en la comunicación.

Una vez estos problemas se solventaron, en torno a las 6:30 de la tarde, la tripulación repitió la lista de comprobaciones antes de desconectar por completo el módulo. Fue entonces cuando repentinamente se inició un fuego en el interior de la nave. En apenas 17 segundos después de que el fuego comenzase, sin que las labores de rescate pudieran si quiera comenzar, se perdió la conexión con el módulo. Cuando se finalmente se consiguió abrir el módulo, se confirmó el gran temor de la tripulación de tierra, los tres astronautas aparecieron muertos entre el humo de la combustión.


Apolo 1 tras la tragedia (fuente)

De este modo, los astronautas Virgil Grissom, Edward White y Roger Chaffee se convirtieron en las primeras víctimas humanas reconocidas de la carrera espacial. Las investigaciones posteriores mostraron cómo un cortocircuito en un cable mal aislado, junto a la pureza de oxígeno del interior de la nave, la gran presencia de materiales inflamables y la falta de cualquier sistema de emergencia para el escape provocaron la muerte de los tripulantes de la AS-204, misión que más tarde sería nombrada Apolo 1, en honor a la tragedia.

Curiosamente, la tripulación ya había mostrado su preocupación ante la presencia de mucho material inflamable dentro del módulo lunar en los primeros meses de su entrenamiento, sobre todo por el exceso de nailon y velcro. Joseph F. Shea tomó en cuenta las advertencias de la tripulación, mandando que estos materiales fueran sustituidos, aunque nunca supervisó que sus órdenes fueran llevadas a cabo.

Nota: Durante años se creyó que esta había sido el primer accidente mortal en la carrera espacial, pero en la década de los 80 la Unión Soviética desveló que el 23 de marzo de 1961 Valentin Bondarenko murió en unas circunstancias muy similares a los tripulantes de la Apolo 1, mientras realizaba pruebas en una cabina a presión con oxígeno puro. Algunos historiadores consideran que, de haberse conocido este accidente y sus causas, podría haber evitado la muerte de los astronautas de la Apolo 1.

Fuentes y más información:


Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

15 comentarios

  1. angelitoMagno
    16/09/2011 @ 17:29

    Pues menos mal que siguieron adelante, porque tres muertos en el primer Apolo …

    [Responder]

  2. Gabriel
    16/09/2011 @ 18:39

    Magnífica entrada Milhaud. Es increíble como la NASA logró recuperarse de esta trajedia. Es todo un ejemplo.

    Un gran saludo!.

    [Responder]

  3. josepzin
    16/09/2011 @ 18:58

    Una triste historia de la carrera espacial.

    [Responder]

  4. Ricarduzz
    16/09/2011 @ 19:38

    De hecho, Edward White o Roger Chaffee, no recuerdo muy bien quien de los dos fue, que le dijo a Virgil Grissom que se quejara más energicamente por la cantidad e incomodidad de la distribución de los cables, Virgil Grissom respondio que lo echarian si se quejaba.

    Buena entrada, Saludos.

    [Responder]

  5. DarkSapiens
    17/09/2011 @ 02:35

    Buena entrada, Milhaud.

    Sin embargo tengo que hacer una puntualización… El módulo lunar de las Apolo era el que llegaba a la superficie de la Luna, mientras que la cápsula es el módulo de mando.

    De hecho la primera vez que lo mencionas dices “…del módulo lunar Apolo, la primera nave diseñada para volar más allá de la atmósfera sin ninguna capacidad aerodinámica.”, y pensé que te referías a que las cápsulas tenían el escudo térmico y la forma diseñada para orientarlo hacia delante en la reentrada, de forma que así se excluirían las Mercury, las Gemini, las Vostok y el módulo de mando de las Apolo. El módulo lunar, en cambio, sí que no tenía ninguna capacidad para volar en una atmósfera, de modo que cuadraría con la descripción… pero por supuesto el accidente no tuvo lugar en éste.

    Ha sido algo confuso ;)

    Un saludo!

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    @DarkSapiens, lo miro en cuanto tenga un rato para depurarlo. Gracias por el apunte!

    [Responder]

  6. Dani
    18/09/2011 @ 22:22

    Muy buena, Milhaud. Para un yuritrastornado como yo es una historia conocida, pero me ha gustado mucho cómo la has contado.

    Saludos.

    [Responder]

  7. Manuel
    24/09/2011 @ 11:54

    Creo recordar que otro problema añadido la presurización de la cabina. Al haber diferencia de presiones entre el interior y el exterior, no pudieron abrir la puerta a tiempo para salvarlos.

    [Responder]

  8. Guido
    10/10/2011 @ 14:02

    Siempre creí que tuvieron la macabra “suerte” de que este fallo catastrófico ocurriera en este primer vuelo, y sin siquiera haber despegado.

    Es importante notar que, de no haber sido por el extenso análisis y rediseño posterior al accidente, y habida cuenta de los fallos encontrados durante este análisis, llegar a la luna habría sido prácticamente imposible.

    Entre otros fallos que se encontraron y subsanaron estaban:
    – la escotilla se rediseñó por completo, para permitir la apertura rápida: en las cápsulas Block I (como la de Apollo 1) se tardaban mas de 5 minutos en abrir desde fuera la escotilla. Gracias al rediseño, la escotilla de las cápsulas Block II podía abrirse en 10 segundos desde afuera. En realidad ya se estaba considerando la adopción de las escotillas de apertura hacia fuera para las cápsulas Block II, pero no por razones de seguridad, sino porque simplificaban la apertura en órbita en caso de hacer actividades extravehiculares.
    – se rediseñó el ECU (Environmental Control Unit), para poder crear y mantener una atmósfera multigas (originalmente se había optado por una atmósfera de oxígeno puro ya que el sistema ECU era mucho mas simple).
    – el aislamiento, ruteado y control de calidad de los cableados: se determinó que cerca de la puerta de la escotilla pasaban una serie de cables que, al abrir y cerrar repetidas veces la puerta, iban perdiendo su aislante, al punto de quedar al descubierto. En el análisis posterior se encontraron y subsanaron mas de 1400 fallos de cableado.
    – se mejoraron los aislamientos para absorber y aislar mejor la humedad en el ambiente proveniente de la respiración de los astronautas, ya que se condensaba en los paneles, provocando cortocircuitos. Si Apollo 1 hubiese logrado despegar, en la reentrada se habría condensado la humedad provocando cortocircuitos en los conectores y probablemente se habría desatado el mismo tipo de fuego incontrolable.
    – el control de calidad de la cápsula (en el análisis posterior, encontraron gran cantidad de restos del cableado y ensamblado -hasta una llave de tubo!!-, que en órbita habrían flotado sin control, con el potencial riesgo de cortocircuitos)
    – se eliminaron los materiales inflamables, reemplazandolos con materiales ignífugos/autoextinguibles

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    @Guido, muy buenos aportes. Gracias por el comentario.

    [Responder]

    josepzin Reply:

    @Guido, Muy bueno Guido, muy interesante lo que pones.

    [Responder]

  9. fabio
    13/06/2013 @ 01:19

    vaya y pensar que una catastrofe como esta pudiera dar una gran inspiracion hasta llegar al apolo 18

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (3)

  1. Bitacoras.com
  2. Apolo I: El fracaso de la primera misión Apolo tripulada estadounidense
  3. astroidea.net

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.