Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

Banderas blancas: Restos de una carrera espacial


Publicado el 7/10/2013

El 16 de julio de 1969, la Apolo 11 se lanzaba al espacio con un ambicioso objetivo: llevar al hombre a la superficie lunar. Como bien sabemos a día de hoy, aunque ni siquiera los propios norteamericanos confiasen plenamente en su programa, la misión fue todo un éxito. Neil Armstrong y Buzz Aldrin fueron los dos primeros humanos en pisar la Luna y en marcarla con una bandera norteamericana a modo de conquista.

Buzz_salutes_the_U.S._Flag
Aldrin saludando a la bandera estadounidense (fuente)

Pero a veces los percances inesperados juegan malas pasadas. Cuando Aldrin y Armstrong volvían al módulo orbital al encuentro de Michael Collins, el impulso de despegue del módulo lunar hizo que el asta de la bandera perdiera estabilidad y saliera de su posición. De este modo, la primera bandera estadounidense en la Luna duró apenas el día que estuvieron ambos astronautas en la superficie de nuestro satélite.

Después de la Apolo 11, otras cinco misiones Apolo consiguieron alunizar (Apolo 12, Apolo 14, Apolo 15, Apolo 16 y Apolo 17), llevando a otros 10 astronautas a pisar la superficie de la luna y a situar otras cinco banderas de los Estados Unidos que, a diferencia de la primera, se mantuvieron más tiempo de lo que duró la misión en la superficie lunar.

apollo-14
Al Shepard con la bandera estadounidense (Apolo 14) (fuente)

Ahora ya han pasado más de 40 años desde que el último ser humano pisó la Luna y la carrera espacial que tantas alegrías y avances tecnológicos nos trajo ya son un recuerdo del pasado. Aun así aún quedan vestigios de aquel breve tiempo en el que el hombre soñó y consiguió llegar más allá de la Tierra, como son los espejos de las misiones Apolo 11, Apolo 14 y Apolo 15 o las 5 banderas que no fueron derribadas al abandonar la Luna. Pero, ¿qué color tienen a día de hoy esas banderas?

Si pensamos en cualquier prenda u objeto de color, seguramente nos hayamos percatado de que con su exposición al sol a lo largo de los meses o los años poco a poco va perdiendo color. Nada como visitar una zona abandonada durante años con residuos para ver cómo el color brilla por su ausencia, dejando un simple óxido o un color blanco en cualquier papel o tejido. Ahora pensemos que eso es lo que sucede cuando en la Tierra estamos protegidos de la radiación solar por la atmósfera, ¿qué pasaría si la atmósfera no estuviera para proteger nuestros colores?

Paul Spudis lo explicó a la perfección hace unos años:

A lo largo de los programas Apolo, nuestros astronautas dejaron seis banderas americanas en la Luna. Por 41 años, las banderas han estado expuestas a la completa furia del entorno lunar, alternando 14 días de exposición a la luz solar a unos 100°C de temperatura con otros 14 días de oscuridad a unos -150°C. Pero incluso más dañina es la intensa radiación ultravioleta sin filtrar sobre los tejidos de los que las banderas de las misiones Apolo estaban hechas.

Incluso en la Tierra, los colores de una bandera expuesta a la brillante luz del Sol durante años en algún momento perderán intensidad, siendo necesario reemplazar las banderas. Así que es muy probable que aquellos símbolos de los logros americanos se hayan borrado, descoloridos hasta quedar blancos. Algunos de esos símbolos incluso habrán comenzado a desintegrarse físicamente

White-flag-on-Moon
¿Banderas de rendición? (fuente)

Banderas blancas ondeando la superficie lunar, ¿acaso eso no es una simple muestra de que nos hemos rendido ante la batalla por el progreso? Quizá sea momento de plantearse una vez más por qué debemos explorar el espacio.

Fuentes y más información:


Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

6 comentarios

  1. Guillermo Ramos
    8/10/2013 @ 15:33

    Se supone que las banderas NO esaban ondeando, se supone que estaban fijas a una vara horizontal que daba la impresión de que estaban ondeando, ya que al no haber corrientes de aire, no podrían desplegarse horizontalmente.

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    @Guillermo Ramos, totalmente de acuerdo. Pongo en cursiva el “ondeando”, para que haya menos confusión.

    Gracias por el apunte.

    [Responder]

  2. Dr. Rayleigh
    10/10/2013 @ 22:13

    Sí que pueden ondear. No sé si lo hacen o no, pero poder pueden. No es necesario el aire. Un procedimiento es la simple crepitación térmica, la bandera absorbe el brutal calor del Sol y lo reemite como puede, destruyéndose físicamente en el proceso como las rocas del entorno (es así como se formó el polvo lunar), el efecto que esto debe producir a la vista es una especie como de ataque epiléptico de la bandera a cámara lenta. Por otro lado, el polvo lunar está cargado electrostáticamente de modo brutal (de hecho, el polvo flota sobre la superficie, sin aire naturalmente, debido a este fenómeno, que también explica muchas curiosidades ópticas del cielo lunar), estas cargas electrostáticas deberán afectar al tejido de la bandera, que análogamente tendrá como “chasquidos” o “descargas” (al paso próximo de aglomerados de grumos de polvo), haciendo como otro ondeo similar al anterior.

    Por supuesto, si mueves las banderas harán un efecto que no es exactamente un ondear, sino una cosa extraña, dado que las sacudidas sobre el tejido acabarán creando unas ondas estacionarias por la fijación al mástil, ondas que no se pueden disipar como en la Tierra porque no hay aire para ello (creando el ondeo característico terrestre).

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (3)

  1. Banderas blancas: Restos de una carrera espacial
  2. Exploración espacial | Annotary
  3. @brucknerite está #leyendo… 11 octubre, 2013 - brucknerite

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.