Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

SN 1054, nacida el 4 de Julio.


Publicado el 4/07/2011

En diciembre de 1989 se estrenaba en Estados Unidos “Nacido el 4 de Julio”, una película protagonizada por Tom Cruise (en uno de sus mejores papeles) basada en un libro autobiográfico escrito por Ron Kovic. Aquel libro y película utilizan la fecha de nacimiento de Ron Kovic y día de la independencia de los Estados Unidos para poner en tela de juicio el patriotismo que lleva a algunos militares a luchar, ser heridos y morir por su patria.

Pero mucho antes de que este libro se publicase, mucho antes de que naciera Ron Kovic, y mucho antes de que los Estados Unidos declarasen su independencia un hecho marcó en un 4 de julio a medio planeta. En aquella noche, la SN 1054, más conocida como la supernova del cangrejo, hizo su aparición en el firmamento, sorprendiendo a astrónomos japoneses y chinos.


I: Tom Cruise en Nacido el 4 de Julio

Su brillo no llegó a alcanzar al de la SN 1006 que se había observado años antes, pero su presencia fue tan inusual que los chinos dieron a esa nueva presencia en el firmamento el ‘título’ de estrella invitada, tal y como muestran los textos históricos de Song Huiyao.

Era Zhihe, primer año, séptimo mes lunar, día 22. Yang Weide declara: “He observado humildemente que una estrella invitada ha aparecido; por encima hay una débil luz de color amarillo. Si se examinan las predicciones que conciernen al Emperador, la interpretación es la siguiente: El hecho de que la estrella no hubiese invadido Bi y que su brillo fuese importante significa que representa a una persona de gran valor. Pido que esta interpretación le sea comunicada a la oficina de Historiografía.” Todos los funcionarios felicitaron al Emperador, que ordenó que sus felicitaciones fueran transmitidas a la oficina de Historiografía.

(…)

Primer año de la era Jiayou, tercer mes lunar, el director de la Oficina Astronómica dijo: “La estrella invitada ha desaparecido, lo que significa la salida del huésped [que ella representa].” Antes, durante el primer año de la era Zhihe, en el quinto mes lunar, había aparecido al amanecer, en dirección este, haciendo guardia en Tianguan. Ha sido vista a la luz del día, como Venus. Tenía rayos por todas partes, y su color era blanco rojizo. En total, fue vista durante 23 días.”

— Song Huiyao

Pero si a un documento hay que recurrir a la hora de buscar las estrellas invitadas del firmamento asiático en los comienzos del segundo milenio, es imprescindible recurrir al Meigetsuki, literalmente, Diario de luna llena. Fujiwara no Teika, su escritor, se vio fascinado en el año 1230 tras observar un brillante cometa en el cielo, lo que le llevó a buscar documentos y textos históricos que relatasen hechos inusuales en el firmamento para escribir este libro, que le llevaría desde los 18 años hasta el final de su vida, los 72 años.

En este diario, Fujiwara no Teika, presenta todas las estrellas invitadas registradas en los documentos consultados. Él no era capaz de distinguir entre cometas periódicos y grandes explosiones estelares, por lo que leyendo el libro nos encontramos con estrellas invitadas desde mediados del siglo VII hasta finales del siglo XII. Todos los hechos están descritos con el mismo ímpetu, pero lo más remarcable es la presencia de las tres grandes supernovas de comienzo del segundo milenio, SN 1006, SN 1054 y SN 1181.

Era Tengi del emperador Go-Reizei, segundo año, cuarto mes lunar, después del periodo medio de diez días. En la hora doble chour, una estrella invitada ha aparecido en los grados de las constelaciones lunares Zuixi y Shen. Se la ha visto emerger al este de Tianguan. Es además más grande que Júpiter.

— Fujiwara no Teika

Aquel brillo que nació el 4 de julio de 1054 y que se mantuvo entre las estrellas durante 23 días y más de 600 noches, desapareció repentinamente y solamente quedó registrado en la historia gracias a un puñado de documentos de Asia oriental. Tuvieron que pasar siglos para que el hombre inventara el telescopio y otras tantas décadas para que se mejorasen hasta que llegó el año 1731, cuando John Bevis observó los restos de aquella supernova por primera vez. 27 años más tarde Charles Messier la observó de nuevo y la catalogó como la primera entrada del conocido Catálogo Messier.


II: La Nebulosa del Cangrejo

Los restos de la SN 1054 se conocen a día de hoy como la Nebulosa del Cangrejo, siendo una de las nebulosas más populares entre los astrónomos aficionados por ser fácilmente observable. De hecho, basta una noche de luna nueva, unos buenos prismáticos y el lugar correcto al que mirar para poder disfrutar de ella.

Nota: Entrada inspirada en este tweet de Neil deGrasse Tyson.

Fuentes y más información:


Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

Un comentario

Sitios que enlazan a esta entrada (1)

  1. Bitacoras.com

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.