Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

¿Para qué vale la electricidad?


Publicado el 2/01/2012

Si hoy preguntamos a cualquier persona por las utilidades de la electricidad, nadie tendría problemas en enumerar decenas e incluso cientos de usos: alumbrado, frigorífico, lavadora, televisión, telefonía, ordenadores, semáforos…

Pero hubo un tiempo en el que la electricidad no existía. De hecho, no hay que remontarse tan lejos. A comienzos del siglo XIX el mundo era un lugar sin electricidad. En aquel entonces, el alumbrado por gas estaba empezando a extenderse por las ciudades, encendiéndose cada noche gracias al dedicado trabajo de un farolero. Las despensas subterráneas mantenían lo suficientemente fríos los alimentos y nadie se planteaba otro modo de hacer la colada que no fuera en el río.


Michael Faraday (fuente)

Ese fue el mundo en el que nació Michael Faraday, uno de los científicos autodidactas más relevantes de la historia. Hijo de una familia obrera, abandonó sus estudios elementales para ayudar económicamente a su familia trabajando como mozo de librería. Allí aprendió a encuadernar y dispuso de cientos de libros que le permitieron seguir formándose en las materias que más interés le despertaban.

De todos esos libros, los de divulgación científica fueron los que más llenaron sus ratos libres. Esto fue lo que le motivó para asistir a varias conferencias de Humphry Davy cuando apenas tenía veinte años. Tras las charlas -y a causa de lo mucho que influyeron en él-, Faraday escribió más de 300 páginas con notas sobre ellas, que más tarde encuadernó y mandó a Davy. Fue así como Faraday consiguió la atención de Davy y un trabajo como ayudante suyo.

La formación matemática de Faraday era prácticamente nula, pero su facilidad para idear experimentos y dibujar gráficas compensaron sus carencias. Junto a Davy se introdujo de lleno en un fenómeno recién demostrado por Hans Christian Ørsted y André-Marie Ampère: la electricidad.


Humphry Davy (fuente)

Existen observaciones anteriores de la electricidad -como las llevadas a cabo por Benjamin Franklin, Alessandro Volta o Henry Cavendish-, e incluso algunos ilusionistas y científicos la utilizaron como espectáculo de salón. Pero incluso después de la demostración de su existencia, como sucede con muchos descubrimientos científicos, no se tenía claro cuál podría ser su utilidad para la sociedad.

Tanto Davy como Faraday intentaron durante años crear el motor eléctrico, intentado dotar así a la electricidad de una utilidad plausible. Davy murió en 1829 sin conseguirlo, pero Faraday mantuvo sus investigaciones consiguiendo grandes progresos en este campo, alcanzando grandes avances como la construcción de un transformador y de una dinamo.

Precisamente en una presentación de la dinamo que Faraday había inventado, William Gladstone -por aquel entonces ministro británico de finanzas- preguntó tras la presentación a Faraday: “Es muy interesante, señor Faraday, ¿pero qué valor práctico tiene?”. A lo que Faraday le contestó:

Algún día, señor, cobrará impuestos por esto

El primer uso práctico de la electricidad llegó de la mano del telégrafo eléctrico. Pero sin duda el punto de inflexión llegó cuando el alumbrado eléctrico comenzó a sustituir de forma masiva al alumbrado de gas a finales del siglo XIX, la clave de una Segunda Revolución Industrial en la que Nikola Tesla y Thomas Alva Edison dieron múltiples uso a la electricidad, ese concepto descubierto años atrás sin uso aparente.

Fuentes y más información:


Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

10 comentarios

  1. Galbix
    2/01/2012 @ 20:12

    Muy interesante todo, nunca viene mal remontarse a los inicios de teconologias que usamos tanto hoy en día.

    Fe de erratas: (Séptimo párrafo) “Davy murió en 19s9 sin conseguirlo, pero (…)” Algo me dice que esa “año” debería ser 1829, al menos según la Wiki.

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    @Galbix, corregido, gracias!

    [Responder]

  2. Jeibros
    2/01/2012 @ 22:27

    Gran entrada. La respuesta sería “¿y ahora para que no sirve?” Por la época de Franklin la electricidad era considerada como una diversión, un fenómeno gracioso que servía de espectáculo. Realmente interesante todo lo que cuentas. Dentro de unas cuantas décadas puedes hacer lo mismo con los teléfonos móviles

    [Responder]

  3. antonio
    3/01/2012 @ 12:48

    Una de esas cosas que llegan y se quedan para siempre.

    [Responder]

  4. Moebius
    4/01/2012 @ 16:19

    ¡Sin la electricidad no habría rock! Por ejemplo…

    Recordemos a Faraday con cariño.

    [Responder]

  5. duvan yascual
    9/02/2012 @ 13:40

    dise mucho en pocas palabras

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (4)

  1. ¿Para qué vale la electricidad?
  2. Bitacoras.com
  3. ¿Para qué vale la electricidad? | ForoProvincias.Com
  4. ¿Para qué vale la electricidad?

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.