Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

21 gramos, ¿el peso del alma?


Publicado el 5/03/2012

¿Cuántas vidas vivimos?, ¿cuántas veces morimos? Dicen que todos perdemos 21 gramos en el momento exacto de la muerte, todos. ¿Cuánto cabe en 21 gramos?, ¿cuánto se pierde? Cuando perdemos 21 gramos, ¿cuánto se va con ellos? Cuándo se gana, ¿cuándo… se gana?

21 gramos el peso de 5 monedas de 5 centavos, el peso de un colibrí, de una chocolatina. ¿Cuánto pesan 21 gramos?

– Paul Rivers

Seguramente muchos de vosotros recordéis estas palabras en la boca de Paul Rivers, el personaje interpretado por Sean Penn en la película 21 Gramos. La idea llevaba en nuestra sociedad tiempo, y la forma en la que se trata en esta película quizá haya ayudado a extender esta creencia. Pero si no existe ninguna evidencia científica de la existencia del alma, ¿qué sentido tiene hablar de su peso?


La muerte llevándose el alma de un moribundo, Reiter’s Mortilogus (1508) (fuente)

La gran mayoría de las religiones mayoritarias cree firmemente que el ser humano, su conciencia, su alma, trasciende a la vida en sí. Como si de dos entes completamente separados, el dogma de que el alma vive más allá de la muerte del cuerpo es transversal a casi todas las creencias.

Esto es lo que ha llevado a muchas personas a lo largo de la historia a intentar demostrar empíricamente la existencia del alma, para afianzar de algún modo una creencia sin más fundamento que la propia fe. De todos los que alguna vez lo intentaron, sólo uno pasó a la historia: Duncan “Om” MacDougall.

MacDougall fue un doctor en Haverhill, Massachusetts, que postuló que el alma tenía que ser algo material, por lo que tenía que tener una masa medible. ¿Pero cómo se puede pesar el a priori despreciable peso del alma en un cuerpo humano? Pues tan simple como esperar al momento exacto de la muerte y comprobar el peso que pierde el cuerpo.

El doctor MacDougall creó una cama que calculaba el peso de aquello que se posase sobre ella con una precisión de centésimas de onza, lo que equivale a una precisión de 0,28 gramos. Para llevar a cabo su experimento se trasladó a un hogar de ancianos, donde pudo experimentar sobre seis ancianos enfermos de distintas enfermedades: cuatro con tuberculosis, uno con diabetes y otro con una enfermedad sin determinar.


Duncan MacDougall (fuente)

Los experimentos fueron llevados a cabo en 1901 y publicados seis años más tarde, en abril de 1907, en la revista American Medicine bajo el título: “The Soul: Hypothesis Concerning Soul Substance Together with Experimental Evidence of the Existance of Such Substance” – El alma: hipótesis relativa a la sustancia del alma junto a una evidencia experimental de la existencia de dicha sustancia.

En el estudio hacía hincapié en que el mismo experimento fue llevado a cabo con 15 perros obteniendo una masa nula para sus almas, algo que difería de forma radical con lo sucedido en los experimentos con personas y encajaba a la perfección con la creencia de la época. Las personas tienen alma, los animales no.

Desde su publicación, la hipótesis y experimentación llevadas a cabo por MacDougall fueron rechazadas rotundamente por la comunidad científica. Además de lo rudimentario y dudosa precisión de su mecanismo de medición, el propio relato de cada uno de los experimentos sobre personas le delataban.

Caso 1: Durante las más de tres horas que el enfermo estuvo situado sobre la cama, su cuerpo fue perdiendo de forma progresiva una onza por hora. En el momento justo de su muerte el cuerpo perdió repentinamente, en pocos segundos, un total de tres cuartos de onza.

Caso 2: En esta ocasión el cuerpo perdió media onza. El ayudante de MacDougall auscultó el corazón del paciente para asegurarse de su muerte y tras ello se pesó de nuevo al paciente encontrando una perdida total de una onza y media.

Caso 3: El cuerpo perdió media onza en el momento de la muerte, con la adicional pérdida de una onza unos minutos más tarde.

Caso 4: En el momento de la muerte del cuarto sujeto, las balanzas no estaban eficientemente ajustadas por la intromisión de gente ajena al experimento, por lo que este caso no tiene ninguna validez.

Caso 5: Tres octavos de onza se perdieron en el momento de la muerte, pero en esta ocasión el cuerpo recuperó el peso perdido y lo mantuvo durante varios minutos, hasta que lo perdió de forma progresiva.

Caso 6: El sujeto se murió cuando MacDougall aún estaba ajustando las balanzas, por lo que no se pudo determinar el peso perdido en esta ocasión.

Por lo tanto, resumiendo, nos queda: dos test sin ningún tipo de validez, uno que mostró una simple caída de peso repentina, dos que mostraron una caída de peso repentina seguida de más peso perdido y uno que perdió el peso y lo recuperó justo después.

El propio MacDougall, pese a publicar su propia conclusión en este estudio con un número insuficiente de muestras nada concluyentes, añadió que el experimento debería repetirse en un número elevado de sujetos para determinar el peso real del alma pudiera determinarse de forma definitiva.
Tras la publicación de este estudio, MacDougall se dedicó a intentar ver el alma mediante rayos X, diciendo haberla visualizado en 12 sujetos en el momento de su muerte, pero no existe constancia de que repitiera de nuevo el experimento para poder calcular su peso.


El New York Times haciéndose eco del estudio de MacDougall (fuente)

Entonces, ¿por qué 21 gramos? Porque 21 gramos es el equivalente a tres cuartos de onza, el peso que perdió de forma repentina el primer sujeto con el que experimentó MacDougall.

Fuentes y más información:


Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

28 comentarios

  1. Justo
    5/03/2012 @ 22:59

    Cuando esta mañana me pesé, observé que había perdido unas decenas de gramos con respecto al día anterior. Después de leer el artículo me pregunto si estoy muerto y todavía no me he dado cuenta.

    [Responder]

    DarkSapiens Reply:

    @Justo, ¿te pesaste antes o después de hacer tus necesidades?

    Además hay que tener en cuenta que por transpiración se pierde agua, aunque no sé qué cantidad total será esta contribución.

    Saludos!

    [Responder]

    Justo Reply:

    Ahora que lo dices………, pues tienes razón, no había pensado en ese detalle. Gracias, me siento como un recién nacido.

    [Responder]

  2. Manuelodáctilo
    6/03/2012 @ 11:57

    Tranquilo Justo.
    Solo tienes que calcular el “Chi cuadrado” para ver si su valor es estadísticamente significativo. Lo peor que te puede pasar es que estés muerto en un 0,05%.

    En todo caso, y ahora en serio, no importa mucho. Nuestras células nacen y mueren continuamente.

    [Responder]

  3. Santiago Barrero
    6/03/2012 @ 13:12

    Bueno, en honor a la verdad científica, ni se puede afirmar ni negar la existencia del alma. Algo que suele dar pie a los científicos a rechazar la idea por indemostrada, y a los esotéricos para especular sobre el ki, el chi, y esas tonterías.

    A Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César.

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    @Santiago Barrero, en honor al método científico, son aquellos que hablan de la existencia de algo extraordinario los que tienen que demostrar su existencia.

    Mientras tanto, lo lógico es pensar que no existe, tal y como explicó muy bien Russell con su tetera.

    [Responder]

    antonio Reply:

    @Milhaud, me gusta más el plato de espaguetis con albondigas, lo de la tetera orbital no me lo termino de creer.

    [Responder]

    carolyna Reply:

    no son tonterias solo por que no conoscas de ellas no quieren decir que no existan…………eso de ver para creer es para hombres con poca fe ….somos seres eternos el cuerpo fisico es solo un instrumento para transitar por este mundo para aprender para evolucionar ……….

    [Responder]

  4. Santiago Barrero
    6/03/2012 @ 19:53

    Introduces en la discusión un sesgo nada científico, no sé si te has dado cuenta. En tu argumentación calificas a priori el alma como algo extraordinario, sin ninguna prueba al respecto. Eso se llama “prejuicio” o “juicio previo”.

    ¿Es extraordinario el oxígeno? Porque antes de que se descubriera su existencia la gente también respiraba. Tú, llevado cientos de años atrás, serías un negacionista del oxígeno.

    El método científico sirve para determinar científicamente lo que aparece en la realidad, por ejemplo que existe un virus llamado VIH que es el causante de la muerte de gente a toneladas, pero no da certificado de real a nada, en caso contrario nada hubiera existido hasta su constatación científica.

    ¿Puedes refutar científicamente la existencia del alma?

    No sé si eres o no un militante ateísta estilo Dawkins, pero deberías pensar en ello, no por darme la razón a mí, sino porque supongo que eres un buscador de la verdad, y no creo que te gustara descubrir un día que te han manipulado para creer lo que no es.

    La verdad es la verdad, la diga Agamenón o Russell.

    Otra frase para terminar: Yo no creo en las meigas, pero haberlas, haylas.

    Un saludo cordial

    [Responder]

    Jaime Reply:

    @Santiago Barrero,

    Yo estoy con Milhaud.

    Si dices que existe el alma, demuéstralo.

    Mientras tanto tanto tu como yo seguiremos pensando lo que queramos pero tu no podrás afirmar que existe.

    Es sencillo, en serio.

    [Responder]

    Santiago Barrero Reply:

    @Jaime, Jaime, antes del siglo XVIII no se podía demostrar la existencia del oxígeno. Y existía, vaya que sí existía.

    Yo no puedo demostrar que el alma existe. Si dices que el alma no existe, demuéstralo. Mientras tanto, tanto tú como yo seguiremos pensando lo que queramos, pero tú no podrás afirmar que no existe.

    Es sencillo, en serio.

    @rabiesan

    [Responder]

    odracirnumira Reply:

    @Santiago Barrero, el resto de comentarios están para leérselos y no ignorarlos. Vamos, no pienso perder mucho más tiempo en esta discusión si decides ignorar abiertamente argumentos que explican justamente el error que acabas de repertir en este comentario.

    Nadie afirma que el alma no exista. Simplemente creemos que no existe. Léete mi comentario de más abajo. Una cosa es decir “X no existe” y otra decir que “creo que X no existe” ( o “no encuentro razonable creer que X exista, porque no me han dado pruebas de ello”). Aquí nadie está negando la existencia del alma, del mismo modo que no negamos la existencia de unicornios, hadas, trolls, o burros invisibles creadores del universo…. ahora bien, ¿es razonable creer en ellos? No.

    Anonimo Reply:

    Si lees el DRAE, el Alma es el cuerpo Físico humano es decir las personas, empero el Espíritu es el aliento de Vida del Altísimo Jehova cuando uno muere este espíritu regresa a Dios y el creer sin haber visto se llama Fe, lo que te hace Falta aún estas vendado nosotros estamos en esta Tierra hace 2,000 mil años no mires sino observa las cosas no son como parecen ser.

    Alucard Reply:

    Hablas como si tuvieras la certeza de que no existe el alma, y justamente ese es un problema. Usas mucho el ejemplo del oxigeno que no tiene ninguna relevancia con lo que se habla aquí. Te olvidas que es una fuerza que procrea la materia.

    Dime cual de las cuatro fuerzas de la materia explica el nacimiento de mi poesía o de mi música.

    Las matemáticas como todo; componen la síntesis de la música, o bien la creación de un instrumento musical, pero quien me explica el nacimiento o la creación de una melodía que yo logro crear sin previo conocimiento a la teoría musical.

    ¿Qué fuerza explica esa sensación que sientes justo en tu pecho y en tu corazón (el cual es capaz de lanzar un campo electromagnético que claro esto no lo enseñan en ciencias básicas) y la pasión cuando reflejas todos tus sentimientos en la música?

    Puedes citar a Russell, Nietzsche, Rand, etc. Al igual que yo lo hacia antes, a lo cual he entendido que no puedes creer nada de nadie. No mal interpretes, se lo que grandes personas ateas han dejado en la tierra pero si quieres citar y tratar de insinuar que las personas inteligentes son ateas entonces yo podría citar ahora a Yo podría ahora mismo citar a Thomas Bradwardine, Nicolás de Oresme, Galileo Galilei, Isaac Barrow, Anton van Leeuwenhoek, Isaac Newton,Sor Juana Inés de la Cruz, Adam Sedgwick, Michael Faraday, Albert Abraham Michelson premio nobel de física por cierto, Joseph John Thomson otro gran premio nobel de física en 1906, NIKOLA TESLA, etc. Que hay de Leonardo Da Vinci, todos estos personajes tenían descubrimientos y no solo ideas filosóficas, de dios, y no por el hecho de describir y encontrar una explicación a lo que nos rodea a lo que e material decían: “Así, entonces ya no creo mas en dios o el la existencia del alma” Al contrario, lo que digo es que no es valido citar a personajes históricos y mucho menos dar ejemplo o hacer un experimento tratando de comprobar algo que no se maneja de la misma forma que lo físico, esto es algo metafísico, y las pruebas bueno yo tengo una pero es personal. Y con ese simple hecho me he dado cuenta que la verdad no se busca al final, si no que te encuentra. Filosóficamente también podría decir que es atribúyete al alma en el hombre, cuando el hombre la ignora justifica sus acciones, evade su corazón. No solo la mente forma tu campo electromagnético y creo que incluso ahora puede de que haya muchos descubrimientos donde la ciencia esta ya totalmente conectada con la espiritualidad. El problema también en esto es que ahora el gobierno detrás del telón mantiene oculta la mejor tecnología que podría probar lo que este experimento a mis ojos fallo.

    Y bueno para acabar le mando un saludo y una bendición.

    Milhaud Reply:

    @Santiago Barrero, el problema que estás planteando en esta conversación es un clásico de sobra conocido por los filósofos del siglo XX, y precisamente por eso te he hablado de Russell y su tetera.

    Todo aquello que no tiene ningún tipo de evidencia es un hecho extraordinario. La existencia del alma -nuestro caso- no es falsable, por lo que carece de cualquier sentido que tú me pidas a mí que demuestre su no existencia. Eres tú -o cualquier persona que defienda que el alma existe- quien tiene que demostrar la existencia del mismo.

    Por supuesto, el día que alguien demuestre científicamente la existencia del alma, yo seré el primero en aplaudirle y aceptarlo.

    [Responder]

    odracirnumira Reply:

    @Santiago Barrero, Milhaud no ha introducido ningún tipo de sesgo que le haga llevar a cabo un razonamiento incorrecto. No pienses en “prejuicios” . Es mucho más fácil que eso: la carga de la prueba recae sobre la persona que realiza una afirmación. Si alguien me viene hablándome de la existencia de una entidad, el “alma”, que es inmaterial, que habita en el cuerpo de los hombres y que transciende a la vida, es dicha persona la que me tiene que demostrar que existe el alma. Hasta que no lo haga…. ¿por que debería yo tener motivos objetivos para creer que dicha cosa existe? ¿Porque lo dice él? No, así no funcionan los debates lógicos, lo siento.

    Cualquiera puede plantear, sin pruebas, la existencia de infinidad de cosas. Yo podría plantear la existencia de los unicornios, del burro rosa creador del universo, y de los trolls de las cavernas. Obviamente, hasta que no aportara pruebas de ello, lo lógico es creer que esas cosas no existen. Creemos en las cosas en base a la evidencia que de ellas se nos nuestra, no en base a la ausencia de pruebas de su no existencia.

    Por supuesto, que no se hayan planteado pruebas a favor de la existencia de algo (por ejemplo el alma) no quiere decir que dicho algo no exista, sólo que NO ES RAZONABLE creer en ello. No es razonable creer en los unicornios rosas, ni en los monstruos que habitan debajo de mi cama, ni, igualmente, en el alma.

    [Responder]

    DarkSapiens Reply:

    @Santiago Barrero, por si te interesa, hace un tiempo escribí esto analizando a distintos niveles la plausibilidad de la existencia de un alma o mente como algo separado del cuerpo al que se la asocia. Puedes echarle un vistazo: http://darksapiens.blogspot.com/2011/06/fisica-y-metafisica-alma-y-cerebro.html

    Saludos.

    [Responder]

    Carlos Reply:

    @Santiago Barrero, Felicidades por la argumentación. Es incontestable. Quien no quiere entender, no lo hará ni aunque se lo expliques 400 veces de 400 maneras diferentes.

    [Responder]

  5. Justo
    6/03/2012 @ 23:16

    Según la doctrina cristiana, el ser humano es “almado” en el mismo momento de la concepción, gracias a algo así como un soplo divino que el cigoto recibe en el mismo momento de su constitución, lo que nos hace esencialmente diferentes a todos los demás bichos.

    No puedo evitar imaginarme al buen Dios sentado aburrido a los pies de la cama y pensando :Joer tío, los he visto más rápidos.

    [Responder]

  6. Ruben
    13/04/2012 @ 20:16

    Muy buen articulo aunque me sorprenden los comentarios. Le han ido arriba a Santiago Barredo a modo de pandilla y creo que mas por “creer” que el alma no existe que por analizar sus planteamientos (aun cuando Santiago pueda creer o no en Dios y en la existencia del alma).

    Su planteamiento es que si no hay evidencia de la afirmacion ni de la negacion, pues que cada cual tome el partido que quiera, pero afirmar que “no existe” algo es tomar un partido que debe demostrarse … aun a pesar de Russell.

    [Responder]

  7. juan del valle
    4/05/2012 @ 00:43

    Seria bueno aplicar la misma medida a algunos científicos que hablan de multiversos, las teorías de cuerdas. La verdad es que con el tiempo me he puesto escéptico con todos, científicos y religiosos porque muchas veces parecen haberse contestado las preguntas sin haber investigado lo suficiente. De si Dios existe o no, de si el alma existe o no, creo que lo mejor es dejar al tiempo responder esas preguntas, recordemos que vivimos aun en mucha ignorancia.

    [Responder]

    odracirnumira Reply:

    @juan del valle, no confundas lo que son meras hipótesis científicas (teoría de cuerdas, multiversos, etc.), que son ideas no verificadas por la evidencia, con teoría científica, que es conocimiento sólidamente fundado y corroborado por la evidencia. Ningún científico te va a decir que la teoría de cuerdas o la de los multiversos es cierta, porque ambas son hipótesis.

    [Responder]

  8. José Antonio Giménez Curto
    19/09/2012 @ 08:24

    Antes de que alguien hablara de la existencia del alma nadie se planteaba demostrar su no existencia. Yo creo que la responsabilidad de la demostración de la existencia o no del alma recae sobre los que afirman que el alma existe. Los que creen que el alma no existe, o simplemente desconocen su existencia, están en la situación previa a la divulgación de la existencia del alma, luego no tienen nada que demostrar. Que no se diga que la no existencia del alma tienen que demostrarla los que la desconocen o la niegan porque ellos no han hecho nada para que la gente se entere de que tenemos un alma.

    [Responder]

  9. Anonimo
    6/10/2012 @ 17:45

    La verdad absoluta pertenece al pasado, y si quieres conocerla debes estar preparado para las consecuencias que traera en tu Vida.

    [Responder]

  10. alvaro
    28/05/2013 @ 17:07

    Considerando las técnicas alquímicas para pesar el “alma”, usando pesas de agua, el cálculo daba 41 gramos.

    [Responder]

  11. scolaro carmelo antonio
    26/07/2013 @ 03:48

    si no existiese el alma, significaaria que la única diferencia que tendría un ser humano com cualquier otro animal seria unicamene el aspecto físico y obviamente eso no es asi

    [Responder]

    Álvaro García Reply:

    @scolaro carmelo antonio,

    Si, si es así. La naturaleza está llena de ejemplos de animales que tienen capacidades y conductas similares a las humanas. Desde lenguajes tanto o más complejos que los nuestros, hasta estructura social, emociones, rituales, capacidad de resolver problemas, empatía con su propia especie y con otras especies, etc. La única diferencia entre nosotros y ellos tal vez sea el grado al que hemos llevado estas capacidades.

    [Responder]

  12. Jorge Vera Jimenez
    1/11/2013 @ 05:59

    Con la tecnología de biorresonancia, se ha experimentado que se pierde la manifestación electromagnética del cuerpo cuando el ser humano muere.
    ¿Tiene que ver esto con alguna propiedad que el alma transfiere al cuerpo?

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (2)

  1. 21 gramos, ¿el peso del alma?
  2. Bitacoras.com

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.