Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

¿Desaparecen las ideas absurdas con el tiempo?


Publicado el 24/01/2012

George Bernard Shaw fue un hombre de extremos. Pasó a la historia por ser uno de los escritores más relevantes de la primera mitad del siglo XX, convirtiéndose en el primer hombre en conseguir un Premio Nobel y un Óscar. Pero además fue un vegetariano convencido que luchó activamente contra la crueldad del maltrato animal, un abanderado de la pena capital y, en su parte más oscura, un elitista defensor de algunas de las facetas más sórdidas del fascismo y el nazismo.

Por todo ello puede parecer -y posiblemente lo sea- un personaje despreciable, cuyas ideas deberían ser condenadas al olvido. Pero yo siempre he sido una persona a la que le ha gustado no idolatrar a ningún personaje, pero al que sí ensalzar las ideas brillantes. Por ello cuando pienso en Shaw prefiero olvidarme de sus facetas más odiosas para quedarme únicamente con su inigualable posicionamiento frente a las creencias absurdas, centrándome en sus escritos sobre escepticismo y ateísmo.


George Bernard Shaw (fuente)

En 1932, George Bernard Shaw publicó Aventuras de una negrita en busca de Dios. Pese a que la novela nunca fue su punto fuerte, este libro que explora la naturaleza de los dioses se convirtió en un popular bestseller de la época. Su controversia llegó hasta tal punto que durante décadas estuvo censurado en bibliotecas de medio mundo, por tratar a todos los dioses de todas las creencias como anticuados, mezquinos e intolerantes, de una forma satírica e hiriente.

Pero aún más brillante que la novela en sí, es su extenso prefacio. Un escrito en el que recorre los distintos dioses bíblicos, los avances y retrocesos de las grandes religiones y cómo el ser humano es capaz de adaptarse rápidamente a las nuevas creencias, tomándolas como históricas a su antojo.

Y es de este prefacio de donde quiero rescatar una de sus reflexiones más brillantes desde mi particular punto de vista (obviando esta joya):

Algunos irresponsables insisten a veces en que somos una especie conservadora, incapaz de asimilar nuevas ideas. Yo no lo creo así. A menudo me horroriza la avidez y credulidad con que las nuevas ideas se acaparan y adoptan sin que exista una justificación mínimamente convincente. La gente cree en todo aquello que la entretiene, la satisface o le promete cualquier tipo de beneficio.

Me consuelo, como hacía Stuart Mill, pensando que con el tiempo las ideas absurdas perderán su encanto, pasarán de moda y desaparecerán; que las falsas promesas, cuando queden incumplidas, serán objeto de cínicas burlas y después caerán en el olvido; y que tras ese proceso de criba las ideas sólidas, que son indestructibles (pues hasta suprimidas u olvidadas se las vuelve a descubrir una y otra vez), sobrevivirán y se incorporarán a ese conjunto de conocimientos establecidos que denominamos ciencia.

De esa manera adquirimos toda una variedad de concepciones bien comprobadas con que amueblar nuestro intelecto, y ese mobiliario, claramente distinto de la pseudoeducación de las escuelas y universidades, es lo que conforma la educación propiamente dicha.

— George Bernard Shaw

En 1932, un hombre de letras como Bernard Shaw ya veía la solidez de las pruebas y la ciencia como la salida para dar luz a un mundo sumido en la oscuridad de viejas y nuevas creencias, donde toda superstición parece tener su hueco para llenar de fantasmas las mentes de las personas más débiles y crédulas.

Si Shaw levantase la cabeza, estaría horrorizado de ver cómo el mundo no ha progresado. Esas ideas absurdas que tan seguro estaba que perderían encanto, no sólo lo han mantenido, sino que además se han cubierto de un misticismo atractivo para todos aquellos a los que la realidad no les parece suficientemente maravillosa.

Las consecuencias de esta forma de pensar las vemos día a día en las noticias, observamos cómo la ciencia cada vez tiene menos recursos, cómo los científicos tienen que huir para poder servir valiosamente a la humanidad y cómo todo tipo de creencias, ajenas a esta crisis, no sólo se mantienen, sino que se levantan poco a poco con más y más fuerza.

Fuentes y más información:


Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

21 comentarios

  1. Jeibros
    24/01/2012 @ 08:28

    Respondiendo a la pregunta del título, no, creo que lo que hace que algo esté en uso o desuso es la aceptación y éxito que tiene en la sociedad. Algo puede durar siglos, como algunas costumbres, y otraS, modas pasajeras. Entonces, estamos en que la ciencia no tiene tanta aceptación como la religión hoy en día.

    Por muy brillante que sea una idea o un producto, si no se sabe llevar correctamente al público, está condenada al fracaso.

    Por cierto, un gran post!

    [Responder]

  2. Luis Tovar
    24/01/2012 @ 18:18

    Así que el hecho de que Shaw fuera vegetariano y opositor al maltrato animal entra dentro de la misma categoría que el hecho de que defendiera la pena de muerte y el nazismo. Eso sí que es empezar una entrada con ideas absurdas a más no poder.

    Está claro que la gran mayoría de quienes participan en la ciencia, la defienden y consumen sus productos, no lo hacen porque sea la forma racional de actuar, sino simplemente porque entienden que al hacerlo obtienen un beneficio de ello.

    Quienes defienden la ciencia por motivos egoístas cuando se trate de otros ámbitos (la ética) aplicarán el criterio egoísta y no el racional.

    Es por eso que cuando se trata de cuestiones morales, como nuestra relación con los demás animales, los defensores de la ciencia siguen igualmente defendiendo cosas absurdas e irracionales como, por ejemplo, el especismo.

    [Responder]

    ahypnos Reply:

    @Luis Tovar, Hola. Venía yo también a mostrar mi sorpresa por incluir la defensa de los animales y el vegetarianismo en el saco de las creencias que le hacen despreciable.

    Y contesto aquí porque la respuesta que da Luis no me parece adecuada. Y no me lo parece porque en vez de dar razones símplemente da generalizaciones inadecuadas e inútiles. Inadecuadas porque no todos los científicos son unos egoístas insensibles y malvados a los que les da igual todo y se mueven por creencias irracionales. Muchos son conscientes del sufrimiento animal pero, por decirlo rápido, no les queda otra que experimentar con animales (porque a diferencia de lo que sostienen muchos, hay experimentos que SOLO se pueden hacer en animales vivos y para los que no hay alternativa sin uso de animales), tratando de hacer el menor daño posible. O símplemente creen que es aceptable utilizar animales. Y no diré que sea una creencia irracional, sino lo contrario: hay razones para hacerlo. Como tampoco es irracional ser vegetariano. Lo que hay que discutir es qué posición es más razonable, más coherente con el resto de nuestras prácticas y creencias, mejor desde algún punto de vista ético, etc., porque que unos digan a los otros “sois unos egoistas” y los otros les digan a los unos “estáis locos y sois unos radicales” no nos lleva a ningún lado. Ni lo uno ni lo otro. (Y estoy un poco harta de que en los blogs de ciencia la discusión casi siempre es de ese estilo!)

    Vayamos ahora a las razones por las que me sorprende totalmente esta inclusión del vegetarianismo en la categoría de cosas despreciables. Propongo un criterio de por qué el nazismo, el fascismo y la pena de muerte son despreciables: no respetan los derechos de los demás (derecho a vida, a libertad, a no ser maltratado, a pensar, a decidir por sí mismos, etc.)

    El vegetarianismo es una propuesta que algunas personas entendemos como buscando precisamente más derechos para más merecedores de derechos. Es decir, estaría en la corriente contraria a esas prácticas que sin duda son despreciables. Muchos vegetarianos y los luchadores contra la crueldad animal buscan proteger a seres susceptibles de dolor y sufrimiento, a quienes no se trata como merecen (en base a esas características).

    Y por último, y esto va para todos, mejor haríamos en hacer un esfuerzo por entender las posturas de los demás (lo cual significa entender de verdad las razones que les llevan a hacerlo y pensar incluso que esas razones podrían llevarnos a nosotros mismos a hacer lo mismo) y dejar los estereotipos y las generalizaciones absurdas que no hacen ningún bien. Y esto se refiere tanto a los defensores de los animales como a los científicos que incluyen esto dentro del conjunto de ideas absurdas o despreciables.

    El vegetarianismo no es una posición absurda ni despreciable. Entendido de determinada forma, exige sacrificios personales en aras del bienestar de los demás. Esto, que yo sepa, es la definición del altruismo.

    Saludos!

    [Responder]

    Luis Tovar Reply:

    @ahypnos, dices que mi respuesta no te parece adecuada porque no doy razones. Pero la verdad es que no veo que tú aportes ninguna razón. Además, incurres en la falacia del hombre de paja. En el sentido de que presupones cosas que yo no he dicho, y supuestamente respondes a mi comentario, pero sin hacer en realidad ninguna relación con lo que yo he dicho.

    Primero, mi afirmación no es una generalización; es una estimación proporcional. Yo no he hablado de “todos”, he dicho la mayoría. Tampoco he hablado de los científicos en particular, sino de quienes participan en la ciencia o se benefician de ella (es decir, casi todos nosotros).

    Segundo, respondes que “no todos los científicos son unos egoístas insensibles y malvados…”. Cuando yo no he dicho ni insinuado nada parecido. No estoy juzgando la calidad moral de nadie. Estoy haciendo una descripción de de ideas (especismo), de prácticas (uso de animales no humanos) y de intenciones (buscar un beneficio).

    Mi comentario anterior venía a describir lo que me parece un hecho bastante evidente: el apoyo a la ciencia proviene mayoritariamente de la utilidad práctica de su resultados. Es una motivación basada en los beneficios que obtenemos de ella. No es una motivación basada en la razón. Ciertamente, la ciencia es el método racional de estudiar la naturaleza. En oposición a la superstición, la magia y la religión. Pero el fundamento que impulsa la actividad científica no es seguir los dictados de la razón, sino conseguir beneficios.

    Ciencia (método científico) hay una sola y todos sus ámbitos tienen que ser coherentes entre sí. En cambio, hay diferentes doctrinas éticas, economías y políticas, a menudo contrapuestas e incompatibles entre sí . ¿Por qué no se aplica la misma racionalidad de la ciencia en otros ámbitos como la ética, la economía y la política? Porque en esas cuestiones se valora igualmente los beneficios, no la razón. Mucha gente se beneficia de éticas, políticas y economías irracionales.

    La superstición, la religión y la magia siguen teniendo mucho apoyo social (a veces mayoritario) en coexistencia con el apoyo a la ciencia. Porque lo que interesa no es la razón sino la utilidad. Los científicos procuran vender su actividad en base a los beneficios que se obtienen o se pueden obtener de ella.

    Por otra parte, no hay ninguna razón que justifique moralmente utilizar animales no humanos. Como tampoco la hay que justifique el uso de animales humanos. Cualquier argumento que aporte una razón válida desde el punto de vista ética para no utilizar

    Por ejemplo, defender la idea de que es necesario usar animales no humanos para el avance científico no es una razón moral. Porque si realmente la necesidad justifica esa práctica entonces la misma razón serviría para justificar el uso forzado de animales humanos ¿Acaso no es necesario usar seres humanos en experimentos? Durante el nazismo se utilizó a seres humanos del mismo modo que utilizamos a los animales no humanos. Esto se hizo precisamente porque se estimó que era útil para el avance de la ciencia.

    El criterio que das para condenar moralmente el fascismo y la pena de muerte es precisamente el mismo criterio que condena el uso forzado de animales en experimentos. Ya sean animales humanos o no humanos. La especie es una característica totalmente irrelevante, igual que lo es la raza o el sexo.

    Por otro lado, no cabe duda de que hay mucha gente que adopta el vegetarianismo por respeto a los demás animales. El problema es que el vegetarianismo (es decir, no comer cadáveres de animales) es una postura incoherente, ya que otros productos de origen animal como los lácteos y los huevos también implican matar a los animales que son utilizados. Todos acaban en el matadero cuando ya no son útiles.

    Dejar de participar en la explotación de los animales no humanos no implica ningún tipo de sacrificio personal. Del mismo modo, que no participar en la esclavitud humano y el canibalismo tampoco implica ningún sacrificio personal. Aplicar el veganismo en nuestra vida es algo muy sencillo. Y cuanta más gente lo adopte más fácil todavía resultará. En todo caso, no es una cuestión de altruismo, sino de justicia moral.

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    @Luis Tovar, posiblemente no me haya expresado correctamente, pero cuando decía ‘además’, sólo quería expresar todas aquellas facetas de Shaw que no están relacionadas con la literatura (lo que le hizo realmente famoso).

    En ningún momento igualo unas cualidades con otros, o al menos no pretendo (quizá ese “por todo esto” no suena especialmente bien). Por supuesto, sois libres de interpretarlo como queráis, pero en ningún momento está escrito.

    Por lo demás, sobre el especismo que mencionas, creo que @ahypnos te contesta a la perfección.

    [Responder]

    Luis Tovar Reply:

    @Milhaud, yo creo que la respuesta de @ahypnos estaría bastante lejos de cualquier tipo de perfección, tal y como he expuesto.

    En todo caso, no hay ninguna razón que justifique el especismo. Como tampoco hay ninguna que justifique el racismo o el sexismo. Para ver esto no hay más que aplicar la lógica básica. Tal y como se hace en la ciencia.

    El problema es que la racionalidad de la ciencia se aplica no por la razón misma sino por el beneficio que se obtiene de ello. Esto no vale para el caso del especismo. Ya que no hay ningún posible beneficio que podamos obtener de abandonar el especismo que no podamos obtener de otro modo.

    El problema aquí es que mientras las víctimas del racismo y el sexismo han participado en la lucha contra esas discriminaciones injustas, las víctimas del especismo no pueden hacerse valer en ninguna forma. Sin embargo, son víctimas de la misma injusticia. Esto es, la idea de que los individuos que son diferentes a nosotros en alguna característica irrelevante (raza, sexo, especie,..) merecen ser considerados inferiores, es decir, que tenemos derecho a utilizarlos en nuestro beneficio. Cuando, a pesar de nuestras diferencias, todos somos iguales en el hecho de sentir. Somos individuos conscientes, con intereses propios, y todos deseamos igualmente vivir, ser felices, y evitar que nos hagan daño. Ni la raza, ni el sexo ni la especie afectan en nada a esa cualidad, que es la única que debería contar éticamente.

    La pregunta sería entonces: ¿Cuándo va a desaparecer la idea de que estamos legitimados a explotar a otros animales? ¿Cuándo va a desparecer esa idea absurda?

    [Responder]

    ahypnos Reply:

    @Luis Tovar, Hola

    Expongo esquemáticamente tu argumento:

    La mayoría de los científicos y defensores de la ciencia a defienden por el beneficio que obtienen de ella, no porque sea la forma racional de actuar (explicación: la mayoría de los defensores de la ciencia son arracionales y egoístas. La mayoría de, implica generalización. No das pruebas de ello, apelas a nuestra forma de ver las cosas, lo cual es un modo de proceder aceptable cuando todos los demás ven las cosas como tú, pero de hecho hay muchísima gente que entiende que el egoísmo va íntimamente unido a la racionalidad, por lo que desde ese punto de vista, es absolutamente racional ser egoísta. Por otra parte, es perfectamente legítimo que se defienda la ciencia por el beneficio que LA HUMANIDAD pueda obtener de ella. Y ojo, que no estoy defendiendo esta forma de verlo, para mí es más complicado, porque creo que se deberían incluir a los animales, pero estoy hablando de lo que la mayoría de la gente piensa (nuestros políticos por desgracia, ni siquiera creen eso y no dan un puto duro!!))

    Quien es egoísta con la ciencia lo será también con la ética. (Esto, en mi pueblo, se llama generalización no argumentada… por qué el hecho de ser “egoísta” con la ciencia, sea eso lo que signifique, implica ser egoísta con la ética?? Por no mencionar que no parece que estés teniendo en cuenta que cabe la posibilidad de que esos científicos, de acuerdo a su idea de lo que debe ser la ética, sean unos agentes perfectos, completamente altruistas, porque en su concepción de la ética no entre no experimentar con animales. Además, perfectamente es posible que uno sólo se centre en el beneficio que la ciencia pueda tener para sí mismo, por ejemplo alguien que esté muy muy centrado en su carrera profesional de científico (¿existe tal cosa? en España no!) pero que luego sea una bellísima persona en su trato ético con los demás. Con los demás que el considera relevantes, es decir, con los humanos. Y más difícil todavía: hay incluso gente que tiene que hacer experimentos y que luego son bellísimas personas y colaboran con organizaciones animalistas. Es posible que desde tu punto de vista, si no tienen en cuenta a los animales NO puedan ser unas bellísimas personas. Y ese es el problema).

    Los defensores de la ciencia (así en general), en base a la anterior afirmación (no argumentada) siguen igualmente defendiendo cosas absurdas e irracionales como el especismo (jaja, el corrector corrige a espejismo!! jajaja). Aquí no se dice por qué el especismo es irracional ni absurdo. Desde un punto de vista de esos que asocian egoísmo y racionalidad es lo más racional del universo.

    Osea, la base de tu argumento parece ser: si egoísta, entonces irracional, y si egoísta en ciencia, entonces egoísta en ética.

    Si sigues pensando que he cometido hombre de paja, explícamelo. Gracias.

    Y si no sólo hablas de los científicos, sino que hablas de todos los demás, es una generalización todavía más chunga. Generalización significa concluir algo general (la mayoría de los) de algo particular (pepito perez tal).

    Lo que tu quieres decir cuando dices razón es más bien los dictados de una ética que a mi me parece la correcta. pero que a nosotros nos parezca la correcta no implica que sea más racional que otras (racionales son todas) y por tanto no se puede decir que quien no participa de ella no esté siendo racional.

    Estoy de acuerdo contigo en que es difícil encontrar una razón que justifique usar animales y que no justifique usar a humanos desde nuestro punto de vista. Pero desde el de mucha gente está clarísimo: que los animales son instrumentalizables, mientras que los humanos no. (Y no lo son porque son racionales, por ejemplo). Habrá que mostrar que la base de ese castillo de naipes sobre el que montan su argumento es endeble, no?

    Dices que ser vegano es muy fácil… pues chico, a mi a veces me entran unas ganas de comer chorizo… que no veas, Creo que es un sacrificio ético (y lo digo en serio, que el chorizo está riquísimo!) No participar en la esclavitud humana directa está chupado hoy en día, porque está aceptado socialmente que los esclavos son pesonas. Cuando eso no fuera así implicaría muchos sacrificios personales. Respecto de la esclavitud humana indirecta tendríamos mucho de que hablar (en dónde está hecha la ropa que lleváis puesta ;) )

    Estoy de acuerdo en que es una cuestión de justicia, porque creo que los animales lo merecen, y justicia, en un sentido muy básico, es darle a cada cual lo que merece. Pero al menos ahora, que eso no está socialmente reconocido, es una cuestión de altruismo social. (por cierto, sacrificio y altruismo no necesariamente es lo mismo)

    Sigo contestando a la respuesta que das a MIlhaud (Sorry, y felicidades retrasadas, persona famosa en twitter ;) ). La razón fundamental que justifica el espejismo es que vivimos en una sociedad fundamentada en los derechos, que un derecho implica un deber, y que los animales no tienen deberes. Esta argumentación, desde mi punto de vista, puede ser atacada, en base a otorgar derechos por las capacidades y deberes por la racionalidad, y en base a que el derecho implica un deber por parte de otro, no de uno mismo. Pero la cuestión es que esto no es un prejuicio sin más, y no es un prejuicio… irracional (al menos no igual de irracional que los otros, me temo,,, digamos que la fundamentación filosófica de esto está algo mejor construida, desde hace varios siglos, y por las mejores cabezas pensantes de nuestro tiempo…. no es la convicción acrílica de los bestias de turno, como son otros muchos prejuicios. No conviene subestimar al enemigo )

    No es verdad que no haya un posible beneficio que no podamos obtener de formas alternativas. Los experimentos para enfermedades muchas veces se tienen que hacer en modelos vivos. No se pueden hacer en cultivos, porque necesitas vr cómo reacciona el organismo. Puedes optar por renunciar a ese beneficio, pero es falso decir que se pueda obtener de otro modo. Es falso y muchos animalistas repiten sin cesar que es verdadero, haciendo, desde mi punto de vista, un flaco favor al movimiento.

    además existe otro problema: aunque no lo parezca, la mayor parte de la ética convenida socialmente está fundamentada en el dolor. Es decir, que los humanos somos suficientemente listos como para saber decir: el dolor es lo relevante, pero no el dolor de cualquiera, sino sólo el dolor de los humanos, y el de los animales es menos importante. No es tan simple como sólo tener en cuenta el dolor. También es cosa de mostrar por qué el dolor de los animales es relevante (y si te pones, de mostrar por qué el dolor del niñito que en áfrica muere de hambre debería importarnos).

    No creo que sea la única que debería contar éticamente, hay muchas otras importantes, pero sin duda es muy importante.

    Como ves en lo fundamental estoy contigo. Eso sí, digamos que soy heterodoxa respecto a algunos aspectos y doctrinas del movimiento animalista mainstream… y hago un poco de abogado del diablo para no simplificar la postura de los demás.

    Preguntas que cuando va a desaparecer esa idea. Bueno, pues creo que el camino para hacer eso es que la sociedad comience a no percibir al movimiento animalista como unos irracionalistas anticiencia, capaces de sostener cosas falsas e irracionales a toda costa, que queman el coche a los científicos, y que lo único que saben hacer es berrear insultos delante de una plaza de toros. No digo que sea así, digo que es la percepción que tiene mucha gente del animalismo, lo cual muy muy productivo para el movimiento, no es. A mí me han dicho en más de una ocasión que el animalismo NO PUEDE ser una posición racional… Whaaa??!!! Se están haciendo bien las cosas si hay gente inteligente que piensa ese tipo de cosas?

    Saludos a todos

    ahypnos Reply:

    @Luis Tovar,

    ***Convicción acrítica (puto corrector!)

  3. Cocobacilo
    24/01/2012 @ 19:44

    La elección de la “idea brillante” dentro del pensamiento de nuestro amigo George me ha parecido bastante arbitraria. Se podría haber dicho que una de las ideas mejores del personaje era la defensa de la pena de muerte a pesar de su ateísmo, o que lo mejor era la coincidencia con el fascismo aunque defendiese algo tan absurdo como el vegetarianismo.

    Simplemente por coincidencia del autor se toma la idea del escepticismo-ateísmo como un ejemplo. Un poco de ad hominem mediante una cita de un gran personaje, puesto que en realidad no aporta argumentaciones nuevas al tema.

    Me llama la atención, eso sí, que un hombre de letras, más allá del “reconoce la absoluta superioridad de la ciencia”, no crea que las humanidades son un conocimiento, no siguiendo el método científico. Que el valor sólo está en el cómo es algo materialmente, desechando la filosofía, ética y demás como saber digno de crédito. La literatura misma es filosofía historiada en muchos casos.

    Y todo el que esté en el mundillo de la ciencia sabe que es un nido de egos, politiqueos y mezquindades que dista mucho de ser el paradigma de la humanidad y la sabiduría.

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    @Cocobacilo, ¿ad hominem? Creía que después de haber dicho “Pero yo siempre he sido una persona a la que le ha gustado no idolatrar a ningún personaje, pero al que sí ensalzar las ideas brillantes” estaba eliminando este tipo de conclusiones express.

    Cuando digo idea brillante, hay que estamos hablando de la década de los 30. Por aquel entonces la ciencia no tenía una gran penetración, y las supersticiones y religiones eran algo mucho más relevante en el día a día de las personas.

    El hecho de que Shaw, lejos de un entorno científico y dentro de una de las sociedades más religiosas de Europa (Irlanda), fuese capaz de sacar estas conclusiones me parece brillante. Si además lees el prefacio al completo (ocupa prácticamente una cuarta parte del libro), verás que todo esto está explicado y razonado de un modo bastante bien estructurado.

    [Responder]

    Cocobacilo Reply:

    @Milhaud,
    En 1932, un hombre de letras como Bernard Shaw ya veía la solidez de las pruebas y la ciencia como la salida para dar luz a un mundo sumido en la oscuridad de viejas y nuevas creencias

    A eso me refiero con el ad hominem. Se le pone de ejemplo a seguir para el resto, porque era un tipo muy listo. He dicho que hay un matiz, no que todo el texto sea un enorme ad hominem. Porque, como dije, no se hace más argumentación que poner sus textos al lado de su avanzada inteligencia.
    Que anotes que otras muchas de sus ideas te parecen mal es correcto para que no se te atribuya ese ad hominem completo. Pero no has justificado más que en tu gusto personal por qué esta idea es buena y no tan mala como las otras.

    [Responder]

  4. Democrito
    24/01/2012 @ 21:17

    El “mundillo” de la ciencia es un nido de egos politiqueos y mezquindades como todo lo que concierne a los humanos, pero a cambio ofrece resultados, tecnología que funciona y conocimiento válido. La religión es un nido de egos, politiqueos, y mezquindades como todo lo que concierne a los humanos, además esta llena de hipócritas, criminales y pederastas como todo lo que concierne a los sinvergüenzas y encima no sirve para nada, jamás ha ofrecido un conocimiento válido, ni un solo avance en moral o ética se los debemos a la religión a pesar de que ellos dicen que ese es su magisterio. Bueno, si tiene una utilidad, las jerarquías religiosas se forran engañando a los demás, y los poderes se han justificado históricamente en su “derecho divino” para mantener su estatus, para eso sí que sirve, para que unos cuantos mantengan sus privilegios.

    [Responder]

    Cocobacilo Reply:

    @Democrito,
    ¿Algún oprejuicio más? ¿Y la filosofía (la teología tiene mucho que ver con ésta)? Será también mierda indemostrable y ociosa visto el materialismo radical que muestras. Aristóteles un cuentacuentos, Kant un alemán pirado.

    Nadie discute que la ciencia es práctica. La ciencia nos ayuda a comprender (y usar) el mundo en que vivimos, las humanidades a entender nuestra humanidad, y la religión a entender nuestra trascendencia. Las dos últimas no usan método científico, y han dado a la humanidad grandes ideas. Los DDHH, por poner un ejemplo “laico”.

    [Responder]

  5. ahypnos
    25/01/2012 @ 13:14

    En realidad, y pensándolo bien (por lo que se de ti), es muy posible que hayamos malinterpretado la frase. No necesariamente ves mal que fuera vegetariano y luchador contra la crueldad (muy en el espíritu de Mill). Pero ponerlo en la misma frase que las otras dos joyas parece que indica eso, no?

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    @ahypnos, bueno, acabo de explicar más arriba esto mismo. Coincido en que quedó muy confuso. Si puedo más tarde cambio un poco la redacción para que quede un poco más claro ;)

    [Responder]

  6. Fuego Negro
    17/03/2012 @ 23:58

    Bernard Shaw podría difícilmente ser catalogado de fascista y nazi. Lo único que compartía con el nazismo era la idea de la eugenesia, idea comúnmente aceptada en las élites intelectuales y militares a lo largo de toda la historia de la humanidad y por lo tanto, no privativa, ni mucho menos del nazismo. La idea de la eugenesia como fruto exclusivo de regímenes totalitarios es completamente equivocada pues se ha llevado (y se lleva a la práctica en regímenes democráticos). Su orígen ideológico es el del socialismo. De ahí su admiración por el fascismo, porque consideraba que eran más eficaces que los gobiernos democráticos en el desarrollo de su idea social. En sus propias palabras, por lo menos, los regímenes fascistas, “hacían algo” frente al inmovilismo de los regímenes democráticos.

    Además de vegetariano y de estar en contra del maltrato animal para la investigación, consideraba que la medicina de referencia era la homeopatía. La verdad, Milhaud, que sabiendo todo esto, me choca tu admiración por el personaje.

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    @Fuego Negro, dejo bien claro al comienzo que no admiro o idolatro a nadie, simplemente ensalzo sus ideas brillantes. Y esta idea de Bernard Shaw me parece brillante ;)

    [Responder]

  7. PIER
    11/01/2013 @ 13:59

    No intento refutar las acertadas intervenciones de los diferentes panelistas, que leí con mucho interés.

    Tan solo trataré de razonar sobre la motivación y circunstancias (y espero que no sea una simplificación exagerada) de la faceta de George Bernard Shaw, que el articulista ubica en la parte más oscura de su personalidad, su adhesión al fascismo y al nazismo.

    Irlanda a mediados de los años 20’ se independizó del dominio inglés (a sangre y fuego) pero perdió su provincia más extensa, el Ulster, Bernard Shaw era irlandés, este país permaneció neutral pero políticamente inclinado hacia Alemania.

    El fantasma del comunismo se perfilaba en el horizonte de las naciones occidentales, la Unión Soviética, en esa época se asociaba con el desorden y el atraso, padecía hambrunas que ocasionaban millones de muertes (todo esto publicitado por los medios), en contraposición el país creador del fascismo, Italia, de ser un país pobre y atrasado había dado un notable salto cuantitativo y cualitativo, pero la cereza del helado era Alemania, que se había recuperado prontamente de la derrota militar en la 1a. GM y presentaba la imagen de ser el país más propicio a la cultura, el desarrollo tecnológico, el bienestar público, la disciplina, el orden, el poderío y etcétera.

    El comunismo cobraba fuerza en el proletariado de los países desarrollados y causaba alarma en las clases dominantes que temían perder el predominio (injusto a todas luces) que gozaban.

    Con estos párrafos quiero precisar la imagen de los tiempos que le tocó vivir a Shaw, los comunistas destruirían el orden establecido para construir una sociedad más justa, sería un cambio violento, mientras que, los fascistas apoyaban la propiedad privada aunque bajo la dirección estatal.

    En esos tiempos se aceptaba el racismo y el colonialismo, pues se consideraba la supremacía de la “raza blanca” y aún dentro de ella, unas mejores que las otras, hasta en la “Nación de los Libres” E.U.A.

    Este contexto histórico ocasionó una alianza no escrita, entre todos los países occidentales en contra del comunismo representado por la Unión Soviética, recordar que anteriormente ya se habían unido para evitar el triunfo de los bolcheviques, como antaño lo hicieran en contra de la revolución francesa.

    En este contexto:

    Las realezas europeas (hasta la inglesa)estaban a favor de Alemania (claro, luego los intereses geopolíticos y el temor al poderío alemán, primaron).

    La poderosa Iglesia Católica, también se alineó con el fascismo.

    En España la neutralidad era sólo nominal, era un estado fascista, como ocurría en algunos países de Europa oriental

    La población de estos países estaba alineada mayoritariamente con esta doctrina, así como, quienes conformaban la élite intelectual.

    Alguna vez dejé de releer al noruego Knut Hamsum, por su apoyo incondicional al régimen nazi, pero me percaté que hubiera tenido que dejar de lado a tantos otros, incluso a H. G. Wells o a Churchill (racista extremo) que alguna vez apoyó a Hitler.

    Ante estas circunstancias, me pregunto: ¿George Bernard Shaw, no era un intelectual progresista de su tiempo? ¿Un hombre de su tiempo? Hagamos un balance.

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (3)

  1. Bitacoras.com
  2. ¿Desaparecen las ideas absurdas con el tiempo?
  3. ¿Desaparecen las ideas absurdas con el tiempo?

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.