Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

Cómo Albert Einstein se convirtió en un libreprensador


Publicado el 26/05/2011

El librepensador es aquella persona que es capaz de analizar todo lo que le rodea de forma imparcial, de tal modo que puede extraer sus propias conclusiones. Hasta el siglo XVIII este concepto no había existido como tal, aunque muchos filósofos ya se habían mostrado conscientes de cómo todo lo que les rodeaba influía sobre ellos. Con el triunfo de la Ilustración en Francia, el librepensamiento se fue extendiendo a la misma velocidad que la búsqueda de la razón.

Los ilustrados tenían claro que, para que la razón triunfase, había que rechazar todos los dogmas impuestos por las instituciones que rodean a la sociedad, ya fueran de carácter religioso o no. De este modo, podrían recurrir únicamente a la razón para poder distinguir lo verdadero de lo falso.


I: Pensamiento, la flor que simboliza el librepensamiento

Albert Einstein, como la gran mayoría de vosotros sabéis, nació en el seno de una familia judía, y durante los primeros años de su vida se le inculcó la religión judía como la única y verdadera. Fue gracias a la relación con su tío Jacob, como Einstein comenzó a redibujar su forma de pensar.

Jacob convenció al padre de Einstein (su hermano) para montar un taller en el que realizar proyectos y experimentos, con el fin de ganar un dinero extra. Las investigaciones de Jacob estaban demasiado centradas en el futuro, y no tuvo en cuenta la necesidad real de sus inventos en la sociedad de su época, lo que le llevó al fracaso. Aún así, Albert Einstein encontró la motivación en su tío, lo que le llevó a satisfacer sus inquietudes mediante la lectura de libros de divulgación científica. Con ello, Einstein empezó a cuestionar la religión.


I: Albert Einstein de niño, con 14 años

Quizá para explicar más claramente este hecho, tal y como Einstein lo vivió, sea recurrir a un texto que el propio Einstein escribió en vida y que más tarde sería publicado en 1979 en un libro repleto de notas autobiográficas. Entre todas, merece la pena destacar una titulada Becoming a Freethinker and a Scientist (Convirtiéndome en librepensador y científico):

Cuando era un joven precoz, me quedé muy impresionado con la inutilidad de las esperanzas y anhelos que persiguen la mayoría de los hombres inquietos a lo largo de la vida. Además, pronto descubrí la crueldad de esa persecución, que en aquellos años se escondía con mucho más cuidado con la hipocresía y las palabras brillantes que hoy en día. Por la mera existencia de su estómago, todo el mundo ha sido condenado a participar en esa persecución. El estómago bien podría satisfacerse por tal participación, pero no el hombre en la medida en que él es un ser que piensa y que siente.

Como primera salida estaba la religión, que se implanta en cada niño mediante la maquinaria de la educación tradicional. Así llegue a una religiosidad profunda, que, sin embargo, alcanzó un final abrupto a la edad de doce años. Mediante la lectura de libros de divulgación científica, pronto alcancé la convicción de que muchas de las historias de la Biblia no podían ser ciertas.

La consecuencia fue una positiva y fanática orgía de librepensamiento aderezada con la impresión de que la juventud está siendo engañada intencionadamente por el estado mediante mentiras. Esto era una impresión aplastante. De esta experiencia creció una desconfianza de toda clase de autoridad, una actitud escéptica hacia las convicciones que se mantenían vivas en cualquier ambiente social específico. Esta es una actitud que nunca más me ha abandonado, si bien, más tarde, esto haya sido atenuado por una mejor perspicacia de las conexiones causales.

Tengo bastante claro que el paraíso religioso de la juventud, que de este modo desapareció, fue un primer intento de liberarme de las cadenas de lo “simplemente el personal”, de una existencia dominada por deseos, esperanzas, y sentimientos primitivos. Allá afuera estaba este mundo enorme, que existe al margen de nosotros, los seres humanos, y que está de pie ante nosotros como un gran y eterno enigma, por lo menos parcialmente accesible a nuestra inspección y pensamiento.

La contemplación de este mundo fue como una liberación, y pronto noté que muchos hombres a quienes yo había aprendido a estimar y admirar, habían encontrado la libertad interior y la seguridad en su búsqueda. El alcance mental de este mundo extra-personal dentro del marco de nuestras capacidades se presentó a mi mente, mitad conscientemente, mitad inconscientemente, como un objetivo supremo. Hombres motivados de modo similar, del presente y del pasado, así como las ideas que ellos habían logrado, eran los amigos que no podían perderse. El camino a este paraíso no era tan cómodo y atractivo como el camino al paraíso religioso; pero se ha mostrado fidedigno, y nunca he arrepentido de haberlo escogido.

Fuentes y más información:


Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

9 comentarios

  1. Dani
    26/05/2011 @ 18:49

    Inspirador.

    Gran post, Milhaud.

    [Responder]

  2. Baricelli
    26/05/2011 @ 18:50

    Buen articulo!

    [Responder]

  3. Miquel
    26/05/2011 @ 20:24

    Magnifico.

    [Responder]

  4. Antonio
    2/06/2011 @ 01:15

    Mi estimado y leído amigo Miguel,envié este artículo tuyo a un amigo, y me sorprendió su respuesta con una aguda crítica que creo interesante para conocer algo más sobre el término “Libre pensador” y de la figura de Eintein así como algunas biografías de éste que han buscado más conseguir hacer dinero, que profundizar y ser realmente veraz a la vida de nuestro amigo.

    Te pido que me des tu e-mail para que puedas disfrutar como yo de su respuesta.Me preguntó quién eras y la verdad es que jamás pensé en averiguarlo hasta ahora.Mi muy querido amigo está en este momento leyendo la biografía sobre Einstein en portugues escrita por Johannes Wickert.

    Te agradezco tu contestación como agradezco la inmensa mayoría de tus artículos con los que aprendo un poquito más.

    Un cordial saludo.

    [Responder]

    Caver Reply:

    @Antonio, No se si es muy dificil, pero su email podes encontrar en su perfil, justo alli donde dice “¿quien es el autor?”. O en todo caso, facilitando las cosas: recuerdosdepandora@gmail.com
    Me gusto esa aclaracion “en portugues”. Suena muy copetudo como diriamos en cierta region del rio de la plata.
    A parte, buen post, muy bueno. (tanto que comparti el enlace con mis amigos.)

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (4)

  1. Bitacoras.com
  2. Cómo Albert Einstein se convirtió en un libreprensador
  3. Cómo Albert Einstein se convirtió en un libreprensador
  4. Cómo Albert Einstein se convirtió en un libreprensador

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.