Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

Cuando no entregar unas cartas te puede costar una eternidad encarcelado


Publicado el 8/11/2010

Recientemente ha salido a la palestra el caso de una estadounidense que ha sido condenada a pagar 1,5 millones de dólares por haber descargado 24 canciones de Internet a través de una red P2P. Numerosos han sido los que se han asombrado de la desproporción de la condena frente a la magnitud del delito, pero lamentablemente en la historia podemos encontrar casos muchos más rocambolescos. Quizá uno de los más llamativos tuvo lugar en Palma de Mallorca, en 1972.

Gabriel March Granados era un cartero que el 28 de enero de 1968, con 18 años cumplidos, entró a trabajar en la oficina de correos mallorquín como cartero urbano interino. En ese puesto se mantuvo durante más de dos años, hasta que el 31 de marzo de 1970 fue cesado de su puesto a causa de una serie de irregularidades detectadas en su trabajo.


I: Cartas

La oficina de correos de Palma de Mallorca decidió denunciar las irregularidades. Tras varios meses realizando las investigaciones pertinentes, en marzo de 1972 el fiscal de la Audiencia provincial de Palma de Mallorca presentó cargos contra Gabriel, acusándolo de 42.768 delitos de infidelidad en la custodia de documentos y de hurto, uno por cada una de las cartas que se le había encargado repartir y nunca había llegado a su destino.

Las investigaciones policiales habían determinado que Gabriel, a lo largo de los poco más de dos años que estuvo en su puesto, dejó de entregar un total de 42.768 cartas, de las cuales abrió 30.850 ordinarias y 4.868 urgentes, dejando las restante sin abrir. De todas esas cartas recuperó cheques por un valor de 9.536 dólares, 237.000 pesetas, 1.328 coronas suecas y 20 marcos alemanes, lo que traducido en dinero actual sería el equivalente a unos 50.000 euros. Por todo ello, el fiscal propuso una condena de 384.912 años (9 años por cada una de las cartas no entregadas), así como una multa por un valor de 341,5 millones de pesetas de la época, lo que equivaldría a unos 19 millones de euros actuales (380 veces el valor sustraído de los cheques de las cartas abiertas).

El juicio tuvo lugar, y el en Gabriel se mostró arrepentido, y contó como en vez de repartir los documentos que se le asignaron entregar, los fue depositando en distintos armarios de la oficina e instancias de su domicilio, disponiendo para su propio beneficio de los cheques y objetos de valor que encontraba en las cartas robadas. Finalmente, el juez únicamente condenó a Gabriel por dos delitos únicos. Por un lado fue condenado por un delito de infidelidad en la custodia de documentos, y por otro lado fue condenado por un delito de hurto. La pena final que cayó sobre Gabriel fue únicamente de 14 años y 2 meses, junto a una multa de 9.000 pesetas.

Fuentes y más información:


Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

5 comentarios

  1. Anto
    8/11/2010 @ 14:19

    A fin de cuentas la condena no me resulta tan grande, por el equivalente a 50.000 € en aquella época.

    [Responder]

  2. Piedra Infernal
    9/11/2010 @ 20:49

    La condena economica quizas no, pero 14 años en la carcel, con lo que eso supone…a mi me parece hasta excesivo…

    no he podido encontrar mas info que la que mencionas en las fuentes, solo algunas paginas en ingles

    saludos!

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    @Piedra Infernal, estuve buscando más fuentes de juzgados o similar, pero al final únicamente encontré referencias a la propuesta inicial del fiscal y la condena final en varios periódicos de la época. Si encuentas algo más, no dudes en comentarlo ;)

    [Responder]

  3. antonio
    10/11/2010 @ 11:00

    Con Franco esto no pasaba… ah! que fue en 1972 en Mallorca, una de las joyas del turismo, parece que habia que dar buena imagen al extranjero y por lo tanto tocaba castigo ejemplar. Espero que al “cartero” no le tuvieran los 14 años encerrado, que desproporción, hay gente que mata y en 3 años está en la calle o en los tablaos, o en la Noria de turno…

    [Responder]

  4. Ignacio Agulló Sousa
    22/12/2011 @ 17:17

    Titular incompleto… “Cuando no entregas las cartas Y TE LAS QUEDAS te puede costar una eternidad encarcelado”.

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (3)

  1. Cuando no entregar unas cartas te puede costar una eternidad encarcelado
  2. Bitacoras.com
  3. 1,000 Year Sentence for Ariel Castro Not the Record Holder

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.