Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

El telégrafo, el Great Eastern y los problemas del primer cable transoceánico


Publicado el 21/01/2011

En 1804, el catalán Francesc Salvà i Campillo inventó el primer telégrafo eléctrico del que se tiene constancia. Si bien aquel mecanismo no era totalmente funcional, y sería perfeccionado cinco años más tarde por el alemán Samuel Thomas von Sömmering, suponía una revolución sin precedente. La revolución industrial había mejorado notablemente los tiempos de viaje y de comunicación, pero el telégrafo podía dejar obsoletos esos sistemas de comunicación.

En 1833, Johann Friedrich Gauss instalaba en Göttingen una línea telegráfica de 1.000 metros para unir la universidad y el observatorio astronómico de la ciudad. La instalación funcionaba a la perfección, y decidieron compartir este proyecto con William Cooke y Charles Wheatstone, introduciendo así el primer telégrafo comercial en Estados Unidos en 1839, dejando en un segundo plano a Samuel Morse, quién había patentado el telégrafo eléctrico de forma independiente en el país.


I: El primer telégrafo

Todos estos avances hicieron soñar por primera vez con conectar las redes telegráficas atravesando el océano Atlántico, consiguiendo unir así Europa y América. El objetivo no era fácil de alcanzar, y pasaron muchos años hasta que se dieron los primeros pasos. El primer intento de conectar dos sistemas telegráficos atravesando el mar tuvo lugar de forma exitosa entre Francia e Inglaterra, cuando en 1850 se consiguió unir las redes de comunicación de ambos países.

Pero las diferencias técnicas entre atravesar el Canal de la Mancha y el Océano Atlántico son notables. Tirar un cable para atravesar el canal de la mancha es hasta cierto punto sencillo, ya que se trata de 33 kilómetros de longitud y tan sólo 54 metros de profundidad media. Por la contra, para tirar un cable atravesando el Atlántico tenemos que tener en cuenta sus 4.000 metros de profundidad media y los casi 6.000 kilómetros que separan Francia y Estados Unidos. Aún así, esto no supuso ningún problema para Cyrus Field, que junto a John Watkins Brett y Charles Tilston Bright fundó la Atlantic Telegraph Company con el único objetivo de conectar las redes telegráficas de Europa y América.


II: Cyrus Field

Cyrus Field era un completo ignorante en materia de telégrafos y oceanografía, pero era un empresario con mucho dinero que sabía cómo había que hacer las cosas, por lo que se puso en contacto con Morse y con Matthew Maury, uno de los más importantes oceanógrafos de la época, para intentar entender el problema y buscar soluciones. Siguiendo los consejos de ambos, Field contrató a Frederick Newton Gisborne, el ingeniero que le permitiría afrontar el proyecto.

El primer intento de ejecución del proyecto tuvo lugar en 1857. Para ello se utilizaron las embarcaciones HMS Agamemnon y USS Niagara. El cable comenzó a tirarse desde cerca de Kerry, en el suroeste de Irlanda, el 5 de Agosto. El primer día el cable se rompió por primera vez, pero pudo ser reparado, aunque cuando el cable llegó a los 3.200 metros de profundidad se volvió a romper, por lo que el primer intento fue abandonado.

Durante el siguiente año, ambas embarcaciones realizaron varias pruebas en el Golfo de Vizcaya, que resultaron bastante satisfactorios. Por ello, en 1858 se propuso un segundo intento de tirar el cable transoceánico siguiendo los mismos pasos que en el primer intento. De nuevo, los problemas se repitieron, rompiéndose el cable a 5,5 km de distancia, por segunda vez a 170 km y por tercera y última vez a 340 km, lo que provocó que se tuviera que abortar el proyecto por segunda vez.


III: HMS Agamemnon (1852)

El afán de Field por conseguir conectar Europa con América hizo que no tardase en hacerse un tercer intento, pero en esta ocasión con cables más resistentes, y con una novedad en la ejecución. Cada embarcación saldría de una de las costas, y ambas se encontrarían en medio del océano, donde conectarían los cables.

En este tercer intento, por primera vez se consiguió conectar las redes telegráficas de ambos continentes el 16 de Agosto de 1858, enviando el primer mensaje:

Glory to God in the highest; on earth, peace and good will toward men.

Gloria a Dios en lo más alto. En la Tierra, paz y buena voluntad a los hombres.

Pero el éxito fue efímero. El proyecto no se había llevado a cabo con la calidad necesaria para algo de tal magnitud, y pronto empezaron a aparecer los problemas. La construcción del cable en dos continentes distintos había ocasionado que tuvieran diferencias tan notables como el hecho de que los hilos que revestían los cables estaban tejidos hacia la derecha en uno y hacia la izquierda en otro. Esto provocó que en el momento de la unión, el movimiento de apretar uno torciéndolo, provocaba que el otro se deshilachase. Esto se solventó con un empalme que se acomodo a ambos extremos, pero ensuciaba de tal modo la señal transmitida que en pocas semanas la conexión quedó totalmente inutilizada.

Este gravísimo error costó más de medio millón de libras esterlinas de la época, y que el proyecto fuese abandonado los siete años siguientes. Durante este tiempo, algunos oportunistas intentaron aprovecharse de este gran error. Perry McDonough Collins propuso que el cable se tendiese atravesando el estrecho de Bering, cruzando luego Siberia por Tierra hasta su llegada a Europa. De hecho comenzó las gestiones y planificaciones de proyecto necesarias para llevarlo a cabo, pero entonces Field realizó un cuarto intento.

En esta ocasión, Field contó con el Great Eastern, el barco más grande y con más capacidad de la época. El 15 de Julio de 1865, el Great Eastern zarpó de la Isla de Valentia, en Irlanda, llenando sus tanques con 4260 km de cable para cubrir todo el recorrido. Durante algo más de dos semanas no hubo ningún tipo de problema, pero cuando se habían cubierto casi 2.000 kilómetros de distancia, el cable se rompió perdiéndose el final en el fondo del océano.


IV: Sistema del Great Eastern para tirar cable submarino

El Great Eastern volvió inmediatamente a Inglaterra donde Field le suministró suficiente cable como para poder intentar de nuevo conseguir tirar el cable transoceánico completo. El 13 de Julio de 1866, casi un año después, el Great Eastern comenzó el quinto intento siendo este el definitivo. El 27 de Julio de ese mismo año, el Capitán Anderson, al frente del Great Eastern llegaba con el cable al puerto de Heart’s Content, en Terranova. La mañana del día siguiente la primera noticia transcendental llegaba desde Europa. Prusia y Austria acababan de firmar una tregua.

Pese al éxito de este quinto intento, Field propuso al Great Eastern un último trabajo, encontrar el extremo de cable roto en 1865, empalmarlo y llevarlo hasta América. El 9 de Agosto el Great Eastern se desplazó hasta la zona donde se había perdido el extremo y lo estuvieron buscando con el ancla durante cuatro días, hasta que finalmente, más gracias a la suerte que a la ciencia, encontraron el cable perdido. Éste fue empalmado, y su trazado se completó el 7 de Septiembre de ese mismo año, teniendo como resultado dos cables a pleno funcionamiento que conectaban América con Europa.

Fuentes y más información:


Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

13 comentarios

  1. Outsider
    21/01/2011 @ 19:18

    Si el primero del que se tiene constancia no era funcional, no tiene sentido decir que fuera el primero ya que por las mismas, hubieron muchas otras máquinas que intentaban volar antes que la de los hermanos Wright. Pero conforme dices, no totalmente funcional, significa que funcionaba con limitaciones y por tanto considerar a Morse su inventor es como considerar a Americo Vespucio como el descubridor de America cuando todo el mundo sabe que fueron los indios o sus antepasados.

    [Responder]

  2. jordi m.novas
    22/01/2011 @ 00:02

    menudo lio..

    [Responder]

  3. Eduardo
    22/01/2011 @ 02:32

    Parabéns!! Abraço

    [Responder]

  4. cataliz
    22/01/2011 @ 04:04

    menos mal q lo arreglaron XD

    [Responder]

  5. bovolo
    22/01/2011 @ 16:36

    Gracias por el enlace y gracias por el post.

    Un abrazo!

    [Responder]

  6. Dubitador
    22/01/2011 @ 18:13

    ¡Qué emocionante la narracion!
    El tema lo merece y este articulo le ha hecho honor.

    [Responder]

  7. Juan
    24/01/2011 @ 23:13

    Interesante artículo, lo que más me sorprende es la capacidad del empresario para seguir insistiendo en una idea a pesar de los errores, y también que no se arruinara con tantos intentos fallidos… :)

    [Responder]

  8. juan jose gonzalez
    28/01/2011 @ 06:20

    Muy bueno.También muy interesante lo de MARCONI por radio para unir ambos continentes. Hay un libro de artículos diversos de STEFAN ZWEIG donde lo cuenta.

    [Responder]

  9. jair
    6/02/2011 @ 22:10

    que gueno

    [Responder]

  10. eudald i oriol
    19/01/2012 @ 12:38

    Outsider, crack (te lo has creido?) el descubridor de américa no fueron los indios, fue colon y como mucho los vikingos, pero los indios vivan ahí, es como decir que los europeos descubrieron europa…

    [Responder]

    Outsider Reply:

    @eudald i oriol,

    Europa… según ese criterio, la debió descubrir Pocahontas.

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (2)

  1. El telégrafo, el Great Eastern y los problemas del primer cable transoceánico
  2. Bitacoras.com

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.