Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

Wolfgang Pauli: El físico olvidado


Publicado el 16/07/2010

Wolfgang Pauli recibió el premio Nobel de Física en 1945 por su propuesta de la llamada “Prohibición de Pauli” en los átomos por proposición directa de Albert Einstein. Para celebrarlo, sus colegas del Institute for Advanced Studies de Princeton, en Estados Unidos, organizaron un banquete en su honor. Hacia el final del acto, Einstein (que también había ido como invitado) se puso en pie para pronunciar unas palabras, con las que se refirió a Pauli como su “hijo intelectual”, y dijo albergar la esperanza de verle como sucesor suyo en Princeton.

Los científicos asistentes aplaudieron entusiasmados. Según Einstein, sólo Pauli podía medirse a él como físico, aunque muchos de los presentes no dudaron en expresar la idea de que Pauli tenía mucho más de filósofo que de físico. Aun así, todos tenían la esperanza de que Pauli cumpliera el deseo de Einstein y se quedara en Princeton, el lugar donde había pasado los años de la Segunda Guerra Mundial sin participar en la Física de guerra.


I: Einstein junto a Pauli

Pero, si el mismísimo Einstein lo había propuesto para el Nobel, y la comunidad científica lo admiraba casi tanto como a este primero, ¿cómo es posible que Pauli sea un auténtico desconocido para las masas? Indagando brevemente en los estudios y biografía de Pauli, no tardamos mucho tiempo en percatarnos en algunas peculiaridades que pudieron ser la causa.

Pauli, además de la inteligencia diurna que opera cuando estamos despiertos, también tomó en consideración la inteligencia nocturna inconsciente que solamente aparecía cuando estaba dormido en sus más profundos sueños, tratando de establecer las fuentes del conocimiento que pudieran obtenerse de ese estado inconsciente.

A mi modo de ver, sólo hay un estrecho camino hacia la verdad (sea la científica u otra cualquiera) que condice entre la Escila de la mística con sus nebulosas fantasías y la Caribdis de un estéril racionalismo. Un camino que siempre estará lleno de avatares y en el que uno puede despeñarse lo mismo de un lado que del otro

- Pauli en una carta en 1954

A Pauli le parecían importantes tanto la conciencia como la inconsciencia. Este pensamiento, podría parecer fortuito, pero fue algo que se forjó poco a poco, después de que en sus años de estudiante de física se percatara de lo insatisfactoria que puede llegar a ser la inteligencia especializada de los expertos, fundada sólo en sí misma. Según él, esta ciencia necesitaba un contrapeso que sólo se podía encontrar en los estados inconscientes.

De todos modos, Pauli no obvio en ningún momento el peligro existente de caer en las más primitivas supersticiones, pero pensaba que siempre sería evitable si se atenía a resultados positivos dentro de unos rangos reales. También manifestaba una y otra vez que la racionalidad científica necesita de su contraparte para evitar tales peligros y permitir que surja el sentimiento de certidumbre.

En su imagen del mundo, no había lugar para unilateralidades y, como escribiera poco antes de su muerte, consideraba casi un dogma que es preciso de tratar y valorar simétricamente pares de contrarios. Entre ellos, la pareja pensamiento-materia separada en el siglo XVI por obra de René Descartes.

Fuentes y más información:
- The Nobel Prize in Physics 1945: Wolfgang Pauli
- Wolfgang Pauli and Modern Physics
- “El gato de Schrödinger en el árbol de Mandelbrot” de Ernst Peter Fischer
Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

3 comentarios

  1. Amando Carabias
    16/07/2010 @ 23:09

    No es justo que por querer tener acceso a todas las vías del conocimiento quede inhabilitado para el mundo de la ciencia. Me parece, al menos, una postura miope.

    [Responder]

  2. vinti
    20/07/2010 @ 10:12

    Hay muchísima gente brillante que no ha sido bien valorada en la sociedad. A mi juicio, el conocimento no debería establecer este tipo de reglas estúpidas.
    Por cierto, el Princeton, no es el famoso hospital de la serie House???
    Saludos.

    [Responder]

  3. Rosario Maya
    17/11/2012 @ 22:05

    Soy estudiante de Fìsica Teorica de la Universidad Autónoma Metropolitana, he leido mucho sobre la vida de Einstein y tambien sobre la de Pauli y me parece indudable el hecho de que Einstein fue una figura pública en su tiempo cosa que Pauli a pesar de obetener el Nobel tambien no pudo lograr.
    Eso no quita absolutamente nada a significativo valor en su trabajo a igual que el de Einstein.

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (3)

  1. Bitacoras.com
  2. Wolfgang Pauli: El físico olvidado
  3. WOLFGANG ERNST PAULI « Ciencia y Conciencia

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.