Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

Construcción y destrucción de la catedral románica de Segovia


Publicado el 25/02/2010

En 1088, Alfonso VI repobló Segovia. El rey las dio un régimen jurídico y amuralló la parte más alta. Constituida en ciudad, necesitaba un obispo y una catedral.

En 1115 tomaría posesión del obispado don Pedro de Agen. Cinco años más tarde, el concejo donaba al cabildo la ladera de la colina que delimitaba por la muralla y se extendía desde la iglesia de San Andrés hasta el Alcázar. En este terreno se construiría la catedral, el claustro y un barrio en que residir constituido por cómodas viviendas, en el que no faltaban hospitales y otras dependencias.

Entre el barrio y la fortaleza quedaba una explanada donde se construyó la catedral de Santa María, con su claustro, un hospital y el palacio del obispo. En una superficie tan pequeña y constreñida por las murallas, los edificios eclesiásticos y militares formaban un todo compacto como una piña en el que la iglesia y el rey habitaban codo con codo.


I: Alfonso VII

Desde la concesión de tierras hasta mediados del siglo XIII se llevó a cabo la construcción de la catedral de Segovia, gracias en gran parte a la ayuda del rey Alfonso VII, que potenció su construcción durante su reinado en el siglo XII. La catedral fue consagrada el 16 de Julio de 1228 por el obispo de Sabinia, siendo consagrada de nuevo en 1257 después de las grandes obras llevadas a cabo en 1247.

Sobre la apariencia real de la iglesia no se tiene ningún documento gráfico, siendo la única fuente las descripciones de los canónigos. Estos decían que la catedral de Santa María era un edificio de cortas dimensiones, de tres naves, crucero y cabecera con tres ábsides, dedicados a Santa María, Santiago y San Frutos, y a los santos Juanes. También tenía una cripta dedicada a San Salvador y un campanario de altura similar a la torre del Alcázar.

La llegada al trono de la casa de los Trastamara supuso un auge en la ciudad de Segovia, lo cual se vió repercutido con fuertes reformas para mejorar la catedral de Segovia durante los reinados de Juan II y Enrique IV. Fue este segundo quién más fuertemente se vio atraído por Segovia, y también fue el primero en percatarse del gran peligro de que los poderes civil y religioso estuvieran tan cerca, por lo que ofreció 16 millones de maravedís para facilitar el traslado de la catedral a la Plaza de San Miguel, traslado que no se llevó a cabo debido a la oposición del cabildo de la catedral.


II: Enrique IV

El 29 de Mayo de 1520, con ocasión de reunirse los procuradores del común en la iglesia del Corpus Christi, se iniciaba el movimiento comunero que rápidamente se extendió por toda la ciudad. Los partidarios del rey se habían fortificado en el Alcázar y en la Catedral de Santa María. Los canónigos ante el rumbo de los acontecimientos, celebraron su último capítulo en la catedral el 20 de Julio de 1520, y decidieron trasladarse a la iglesia de San Andrés, alejándose a los días al convento de Santa Clara.

Mientras tanto, los comuneros habían puesto cerco a la catedral, que les impedía el paso a la fortaleza por lo que trataron de picar y romper su capilla mayor para apoderarse de ella y combatir desde su torre al Alcázar con mayor fuerza. Ante la amenaza de la entrada de los comuneros, el cabildo decidió traspasar el Santísimo Sacramento al convento de Santa Clara y mandó un mensajero al ayuntamiento de la ciudad para que mediara en la contienda, para que el templo no se deteriorase y se pudieran sacar todos los objetos y escrituras de valor.

Finalmente, antes de que alguien pudiera mediar en la contienda, los comuneros consiguieron entrar en la catedral, ocasionando una gran batalla en el interior de la catedral que obligó a los partidarios del rey a replegarse al Alcázar. El sitio duró más de seis meses, hasta el final de la guera de las comunidades, tras la cual, Pantigoso describió su ruina:

Aportillada por muchas partes, destechada y desolada, disipada y destruida. Y los altares derrocados y profanados, los crucifijos e imágenes de Nuestra Señora y de otros santos descabezados, brazos y piernas hechos pedazos. Los órganos grandes y los otros dos pares que estaban sobre el coro, quebrados y agujereados de escopetadas y otros tiros. Las sillas del coro trastornadas y evertidas de sus lugares, y muchas de ellas quemadas, y otras quebradas puestas por defensas y albarradas. Y hecho dentro y alrededor cavas, fosados, minas y contraminas, y por quitar las losas y laúdes de la iglesia para hacer barreras y defensas, los huesos de los finados sacados y desenterrados, y hechas otras cosas semejantes. Las rejas de las capillas de la iglesia quitadas y puestas en las puertas y postigos cabe el Alcázar para más los fortificar, quemada la casa del hospital y la del hospitalero, que estaban junto a la iglesia, donde se albergaban y acogían los pobres e hijos de Dios. Quemando y destruido el refectorio.

A pesar de los daños, lo cierto es que la catedral románica de Santa María podría haberse reconstruido con facilidad, ya que tras la lucha el cabildo de la catedral quiso volver a oficiar en ella, pero la proximidad al Alcázar y los recientes hechos hicieron que Carlos I se replantese la situación y se abandonó el antiguo templo para comenzar la construcción de uno nuevo en el año 1525, al que se trasladarían los restos útiles de la antigua catedral… pero eso es ya otra historia.


III: Restos de la catedral en 1562

Fuentes y más información:

  • La construcción de la Catedral de Segovia (1525 – 1607), Mª Teresa Cortón de las Heras


Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

15 comentarios

  1. Beita
    25/02/2010 @ 14:06

    Un poco de cultura nunca viene mal… :)

    [Responder]

  2. antonio
    25/02/2010 @ 14:50

    Estos comuneros… por lo menos la “nueva” catedral es bien bonita. Buen trabajo de documentación.

    [Responder]

  3. Amando Carabias
    25/02/2010 @ 17:52

    Esperamos la siguiente historia. Sólo aportar a tus datos que quienes visiten la catedral actual, podrá ver en ella restos de la primitiva, como por ejemplo su claustro, delicada obra en piedra que más parece en manos de sus artífices maleable cera o dúctil barro que después se endureció.

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    @Amando Carabias, gran apunte. Como bien dices el Claustro fue trasladado íntegramente a la nueva Catedral a lo largo del siglo XVI.

    [Responder]

  4. Pableras
    25/02/2010 @ 19:55

    Me encanta este blog, es de los mejores para mi gusto que he encontrado nunca. Cada día nos sorprendes con algo nuevo. Te lo curras mucho, que sigas así. Algunos lo agradecemos.
    Una curiosidad para posible tema: “¿pq las personas no nos escuchamos nuestra propia voz como nos la escuchan los demás? Gracias y un saludo

    [Responder]

  5. WOOD
    25/02/2010 @ 20:57

    Ignoraba esta historia. Lo que si te puedo contar es que la Catedral de Segovia es una de mis preferidas de España. La primera vez que la vi fue una sorpresa gratísima. Abrazo, Michael.

    [Responder]

  6. Chess
    27/02/2010 @ 01:18

    Siempre me ha interesado el tema de los comuneros, principalmente por el valor que tuvo un pueblo en reclamar sus orígenes. Al menos ésa es mi visión.

    Muy buen post. :)

    [Responder]

  7. José
    5/03/2010 @ 11:43

    Las catedrales son la expresión más majestuosa de la sociedad medieval que impregnó de belleza a la Cristiandad. Ellas son un exponente de espiritualidad elevándose hacia el cielo como plegarias, pero también son una maravilla del arte arquitectónico de los que no hay antecedentes. Las pirámides son de una simplicidad casi infantil: una pila de piedras – una estructura tan básica como estable. Los templos griegos son poco más que galpones: techos colocados sobre columnas. Aún el Coliseo, impresionante como es, más ancho que alto. Pero las catedrales góticas son más altas que anchas, y sus altas torres son un verdadero encaje de piedra. No hay en el mundo antiguo una estructura tan ambiciosa como la Santa Capilla de Paris, con sus altas paredes de vidrio desafiando la gravedad, ni como tantos otros exponentes de la arquitectura gótica.
    “Los cielos relatan la gloria de Dios. Las catedrales agregan a ello la gloria de los hombres. Ofrecen a todos los hombres un espectáculo espléndido, reconfortante, exaltador”.
    “Los góticos han amontonado piedra sobre piedra, cada vez más alto, no como los gigantes para atacar a Dios, sino para aproximarse a Él”
    “El arte era para ellos (los góticos) una de las alas del amor. La religión era la otra”
    Su grandeza, al tiempo que suscita nuestra admiración más rendida, no deja de apabullarnos. «¡No somos más que despojos!», exclamó Rodin, deslumbrado por el esplendor de la catedral de Chartres.
    “Leo Moulin –dice Vittorio Messori – me habla de aquella Edad Media que ha estudiado desde siempre: «¡Aquella vergonzosa mentira de los “siglos oscuros”, por estar inspirados en la fe del Evangelio! ¿Por qué, entonces, todo lo que nos queda de aquellos tiempos es de una belleza y sabiduría tan fascinantes?

    [Responder]

  8. vinti
    6/03/2010 @ 12:35

    He estado en Segovia dos veces, la última hace unos tres años. Recuerdo maravillada la catedral y el alcázar. Pero permíteme, que más me llamó la atención fue el alcázar, (monumento único e irrepetible como encallado entre los ríos), ya que catedrales tenemos muchísimas muy bonitas por toda España.
    De todas maneras, desconocía toda la historia que cuentas al repecto. Bufff, si es que hay más que aprender.

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    @vinti, totalmente de acuerdo, yo como segoviano fui siempre más del Alcázar que de la Catedral ;)

    [Responder]

  9. chema
    2/10/2010 @ 12:12

    Vivo en Segovia. Me encanta la catedral, el acueducto, el alcázar y su gente. Pero necesito saber el nombre de las campanas de la catedral que dan los cuartos de hora, las medias y las enteras. Gracias anticipadas por la respuesta.

    [Responder]

    Julio César Reply:

    @chema,

    Según figura grabado en la propia campana desde el momento de su fundición, una de ellas se llama “María de la Paz” y en la misma inscripción consta su peso en quintales.

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (3)

  1. Construcción y destrucción de la catedral románica de Segovia
  2. Bitacoras.com
  3. La catedral de Segovia | La Musaraña

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.