Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

La torre de porcelana de Nankín: Construcción y destrucción


Publicado el 14/01/2012

El arte chino fue algo obviado de los escritos de todo occidente por mero desconocimiento. Esa es una de las principales razones por la que inmensas e impresionantes obras como la Gran Muralla no llegaron a ocupar un puesto de honor entre las siete maravillas del mundo antiguo descritas por Antípatro de Sidón.

Pero más allá de la flamante muralla que protegió a las distintas dinastías chinas de las invasiones extranjeras, hubo muchas otras edificaciones hoy ya olvidadas por muchos. En esta situación se encuentra la Torre de Porcelana erguida en Nanjing, una pagoda budista única en diseño y materiales utilizados.


La Torre de Porcelana según Fischer von Earlach (fuente)

La pagoda fue diseñada durante el reinado del emperador Yongle a comienzos del siglo XV y se cree que fue construida poco tiempo después. Gracias al auge de la ruta de la seda y el trasiego de gentes entre oriente y occidente, la torre fue descubierta para occidente y descrita con admiración en multitud de bitácoras de viaje de gente como Johan Nieuhof o Fischer von Earlach.

La Torre de Porcelana tenía una base octagonal de unos 30 metros de diámetro. En el momento de su construcción, fue una de las edificaciones más altas de China alcanzando los 79 metros, con nueve pisos a los que se podía acceder mediante una escalera de caracol situada en el centro con 184 peldaños. La parte superior estaba coronada con una pequeña estatua de una piña dorada.

Lo más impresionante de la construcción no era su tamaño, si no los detalles y los materiales utilizados. Las fachadas estaban recubiertas de bloques de porcelana intercalados con ladrillos pintados de distintos colores, lo que hacía reflejar la luz del Sol en todas direcciones.

Los bloques de porcelana fueron recubiertos por detalles tallados en vidrio de colores con motivos budistas, florales y animales. Las puertas, ventanas y marcos también estaban delicadamente tallados y aún a día de hoy se conservan varios de ellos en perfecto estado en el museo de Nanjing. Para que estos interesantes detalles pudieran apreciarse de forma continua se situaron más de 140 lámparas colgadas de los tejados de las distintas plantas para iluminar la fachada durante las noches.

La pagoda se conservó en perfecto estado durante casi cuatro siglos, pero en 1801 un rayo impactó en la parte superior de la torre destruyendo las tres últimas plantas. Los habitantes de Nanjing, que ya entonces conocían el atractivo que suponía para turistas y locales, reconstruyeron por completo los desperfectos ocasionados.


La Torre de Porcelana de Nanjing (fuente)

En 1850 estalló la Rebelión Taiping en los alrededores de Nanjing. Esta rebelión desembocó en una de las más cruentas guerras civiles chinas que, cobrándose la vida de entre 20 y 50 millones de personas, equiparándose en cifras a la Rebelión de An Lushan. Pero, además de estas duras cifras, la rebelión de Taiping también destruyó gran parte de las infraestructuras chinas, convirtiendo en escombros la valiosa Torre de Porcelana.

Los restos se mantuvieron en el lugar donde se irguió la pagoda durante décadas, siendo robados los materiales poco a poco para ser destinados a otras edificaciones. En 2010, el rico empresario Wang Jianlin donó mil millones de yuanes (unos 125 millones de euros) para ser destinados a la reconstrucción de la torre. Varias fuentes afirman que se llevará a cabo, pero aún no se conoce el diseño, ni los arquitectos encargados de esta esperada obra.

Fuentes y más información:


Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

8 comentarios

  1. Kikas
    15/01/2012 @ 00:08

    Supongo que donaría 1000 millones de Yuanes
    Con un millón, poco hacemos…

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    @Kikas, eso es, mil millones de yuanes. De hecho es la donación más cuantiosa de la historia de China según este artículo.

    [Responder]

  2. Mario Romero
    15/01/2012 @ 22:06

    Ahora que los chinos construyen edificios en tan solo pocos días, creo que la construcción y destrucción será más frecuente. Como por elemplo el hotel de 30 pisos: http://blog.melrom.com/desarrollos-inmobiliarios/chinos-construyen-hotel-de-30-pisos-en-solo-15-dias-video

    [Responder]

  3. Moebius
    18/01/2012 @ 16:29

    Pedazo de donación.

    En su día debía ser todo un espectáculo verla. No sé si tiene mucho sentido reconstruirla, pero como negocio turístico supongo que funcionará.

    saludos

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (4)

  1. La torre de porcelana de Nankín: Construcción y destrucción
  2. Bitacoras.com
  3. La torre de porcelana de Nanjing: Construcción y destrucción | Grace To You
  4. La torre de porcelana de Nanjing: Construcción y destrucción | Cuéntamelo España

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.