Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

Segovia, 25 años como Ciudad Patrimonio de la Humanidad


Publicado el 7/12/2010

El 4 de Diciembre de 1985, tres años después de que España adoptara la Convención para la protección del Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad, la ciudad de Segovia pasó a ser (junto a Santiago de Compostela) la primera ciudad española declarada (en su totalidad) Patrimonio de la Humanidad.

El alcalde segoviano, por aquel entonces Miguel Ángel Trapero, se encontraba en París como parte de la delegación española, donde tras dos días presenciando una proyección de fotografías de todos los candidatos, recibió la gran noticia. Los medios se harían eco inmediato, aunque no sería hasta dos días después, el 6 de Diciembre de 1985 cuando la UNESCO entregaría oficialmente la distinción al alcalde segoviano.


I: Acueducto de Segovia

Ayer se cumplían 25 años, y todavía son muchos los que desconocen los entresijos de Segovia. De acuerdo, prácticamente la totalidad de los españoles conoce la existencia de una Catedral Gótica, conocida como la Dama de las Catedrales, un imponente Alcázar y uno de los acueductos romanos mejor conservados. ¿Y ya está?

Respecto a esto siempre he tenido mi particular cruzada. Segovia es mucho más que tres grandes monumentos. Es un hecho que mientras en ciudades como Granada sólo se declaraba como Patrimonio de la Humanidad la Alhambra y el Generalife, el título otorgado a la ciudad castellana fue “Casco antiguo y acueducto de Segovia”.

Segovia es a día de hoy una de las únicas tres capitales de provincia españolas que aún están rodeadas completamente por su Muralla (junto a Lugo y Ávila), y con sus tres kilómetros de longitud, la más extensa. Desde luego que está lejos de la majestuosidad de la muralla abulense, pero paseando por el perímetro del casco antiguo aún podemos disfrutar de joyas como el Postigo del Consuelo junto al Acueducto, o de los arcos de San Andrés, Santiago y San Cebrián, en perfecto estado de conservación.


II: Muralla de Segovia al anochecer

Ya adentrándonos en la ciudad de intramuros, nos encontramos con una de las mayores colecciones de arquitectura románica de España (tan sólo superada por Zamora), encontrando grandes ejemplos en las iglesias de San Martín, San Sebastián o San Quirce, pero sobresaliendo por encima de todas la Iglesia de San Esteban. Esta iglesia puede presumir de tener la torre más elevada de todo el románico español, y que quizá algunos reconozcáis porque llegó a aparecer en las antiguas monedas de veinticinco pesetas.

También merece la pena dedicar un espacio de nuestro tiempo a disfrutar de la antigua judería. Segovia, durante la edad media, tuvo una de las mayores comunidades judías de España, y prueba de ello era la extensión de su barrio que llegó a contar con cinco sinagogas. Tras el decreto de expulsión de judíos, en Segovia se pasó a construir la nueva catedral (ya que la antigua había sido destruida durante la Guerra de las Comunidades) en parte del terreno perteneciente al antiguo barrio judío. Aún así, a día de hoy se puede entrar en el Corpus Chisti, antigua sinagoga reconvertida a iglesia católica, así como pasear por algunas de las estrechas calles que no fueron destruidas por la construcción de la Catedral.

Antes de salirnos del recinto amurallado, merece la pena dedicar un momento a la multitud de palacetes con patios interiores que se encuentran dispersos, aunque quizá haya que prestar especial atención a la Casa del Siglo XV, o el Torreón de Lozoya, situados ambos en la plaza de San Martín, donde también podemos encontrar la estatua homenaje a Juan Bravo, el comunero segoviano.


III: Iglesia de La Vera Cruz junto al Alcázar

Fuera del casco antiguo, muchos optan por pasear recorriendo el camino descrito por el acueducto en su parte erguida, aunque sería osado olvidar otras grandes joyas, como la Iglesia de San Frutos, con uno de los pocos cristos Pantocrátor conservados en España; la Iglesia de San Millán, una combinación única de arquitectura mudéjar y románica; el Santuario de la Fuencisla, construido junto a un acantilado en la parte baja de la ciudad; el cementerio judío, conservado junto al antiguo barrio judío; la Iglesia de La Vera Cruz, una antigua iglesia templaria de inusual planta dodecagonal; o el Monasterio de El Parral, con su retablo renacentista.

Visto así, posiblemente sean bastantes personas las que vean a Segovia como algo más que una ciudad para pasar una mañana y comer un cochinillo asado, y decidan pasar un fin de semana disfrutando de una ciudad que ayer cumplía veinticinco años como ciudad patrimonio, y a pesar de ello, aún necesita ser descubierta.

Fuentes y más información:


Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

7 comentarios

  1. Johnny Dibud
    8/12/2010 @ 20:52

    Por supuesto, mucho más que una ciudad para pasar el día y comerse un cochinillo, no me cabe la menor duda. Salud.

    [Responder]

  2. Antonio
    9/12/2010 @ 10:20

    Las calles que quedan entre la catedral, el alcazar y el Hospital de la Misericordia son alucinantes y seguramente me queden varias calles por descubrir de esa zona (aún habiendome “perdido” mas de un tarde por allí). Los alrededores de la Fuencisla deberían ser de obligada visita. En fin, que segovia es algo más que acueducto-catedral-alcazar.

    [Responder]

  3. MuchosViajes
    13/08/2014 @ 01:13

    Un título mas que merecido sin duda,es una ciudad para recorrer tranquilamente y disfrutarla sin prisas.

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (4)

  1. Segovia, 25 años como Ciudad Patrimonio de la Humanidad
  2. Bitacoras.com
  3. Aluvión de noticias: « Blog de Mino
  4. Espada a Segovia | Mercatour

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.