Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

La trágica extinción del Alca Gigante


Publicado el 2/05/2010

El alca gigante fue un ave del género pinguinus. Este género pertenecía a la familia de los álcidos, y las especies que formaban parte de él tenían la peculiaridad de no poder volar debido al tamaño de sus alas respecto a su peso. De hecho, el parecido del alca gigante con los pingüinos cuando fueron visto por primera vez por los ingleses hizo que les llamaran por el mismo nombre, pese a que ambas especies nunca estuvieron emparentadas (caso ejemplar de evolución convergente). Esta ave pesaba en torno a 5 kilos, y media entre 75 y 85 centímetros de altura, siendo de este modo el animal más grande de la familia de los álcidos.


I: Alca Gigante disecado

Pese a su gran agilidad en el agua, era un animal extremadamente patoso en tierra, siendo bastante fácil cazarlo por todos sus depredadores, entre los que además de los osos polares y algunos tipos de águilas se encontraban los humanos. Durante más de 100.000 años fueron cazados por el hombre, siendo un manjar importante en distintas culturas paleolíticas y neolíticas de América del Norte y Europa, tal y como muestran las punturas encontradas algunas cuevas datadas en 35.000 años de antigüedad.

El progreso y la evolución cultural en Europa a finales de la Edad Media, y su consecuente crecimiento de población, provocó que la demanda de carne del alca gigante creciera en exceso, llevando a la extinción de las comunidades de este animal en Europa a lo largo del siglo XVI.

Algunos escritos del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX comentan cómo el sabor de su carne no era del todo agradable, pero la facilidad de capturarlo, así como lo sencillo de coger sus huevos, hizo que siguiera siendo fuertemente perseguido por los marineros que cruzaban el Océano Atlántico.

En torno al año 1800 se cree que el alca gigante también se extinguió de América del Norte, quedando únicamente relegada su existencia a Islandia e islas del alrededor, entre la que destacaba Geirfuglasker, lugar donde muchos marineros se detenían para aprovisionarse de su carne. Fue entonces cuando las cercanas localidades de Kyrkjevogr y Utskála comenzaron a pedir la mitad de la caza de los marineros por cazar en su territorio. Eso, unido a que era una zona rocosa y de difícil acceso permitió a los alcas gigantes mantener su existencia unos años más.


II: Alca Gigante pintado por John Gerrard Keulemans

Con las Guerras Napoleónicas, varios barcos llegaron a la isla de Geirfuglasker arrasando con prácticamente la totalidad de las alcas sin siquiera tener en cuenta los tributos que debían pagar. 20 años, en 1830, después de que un fuerte terremoto en la isla de Geirfuglasker hizo que ésta quedase sumergida bajo las aguas, las pocas parejas de lacas existentes tuvieron que emigrar a otras zonas de Islandia donde fueron cazadas impunemente.

El hecho de que cada vez esta ave fuera más rara despertó el interés de varios coleccionistas europeos que comenzaron a pagar grandes cantidades para hacerse con un ejemplar o simplemente la piel del alca gigante. En tan sólo 10 años los pocos ejemplares de alca desaparecieron por completo. Los últimos ejemplares de alca gigante fueron cazados el 3 de julio de 1844 cerca de Geirfuglasker, dejando de este modo la especie extinta para siempre.

Durante años después de la extinción del alca gigante sus huevos y pieles fueron altamente cotizados por coleccionistas, llegando los precios de los huevos a alcanzar la misma cuantía que un trabajador ganaba a lo largo de 11 años de trabajo. A día de hoy aún se conservan 75 huevos de alca gigante en colecciones en distintos museos junto a un total de 24 esqueletos completes y 81 pieles.

Fuentes y más información:


Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

9 comentarios

  1. Skiken
    2/05/2010 @ 22:45

    Nosotros los humanos tan simpáticos con el medio ambiente para variar. No conocía a este “pinguino” del norte. Interesante la evolución en ambos hemiferios de aves tan parecidas en lo físico y en las costumbres pero sin relación genética

    [Responder]

  2. Fisilósofo
    8/05/2010 @ 17:59

    Esto me recuerda al caso del pájaro Dodo.

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    Tristemente, son historias paralelas, al igual que la de muchos otros animales de la época.

    [Responder]

  3. vinti
    29/05/2010 @ 13:21

    No conocía la existencia de este ave. El ser humano como dicen por arriba, siempre agravando el problema de su permanencia en el ecosistema, con su afán de enriquecimiento y cazando furtivamente.

    [Responder]

  4. hugo
    8/11/2010 @ 19:47

    Haaaa como me gustaria un filete de alca gigante

    [Responder]

    gabriela barragan Reply:

    me imagino que todo el tienpo pienzas en comer, creo que no piensas en nada no te das cuenta de lo que dices me imagino que decearias averlo conocido o no

    [Responder]

  5. santiago cordoba
    14/12/2011 @ 22:27

    de tal daño que el ser humano destruye! después todo se regresa, extinción humana!

    [Responder]

  6. marcela
    22/02/2012 @ 00:27

    el ser humano no ha sabido valorar las especies

    [Responder]

  7. gabriela barragan
    6/11/2014 @ 00:26

    no se pero como voy creciendo me voy dando cuenta como somos los seres humanos k todo lo que vemos lo destruimos sin saber que las demas jeneraciones tambien tenemos tienen derecho a conoser.

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (3)

  1. Bitacoras.com
  2. La trágica extinción del Alca Gigante
  3. Tweets that mention La trágica extinción del Alca Gigante -- Topsy.com

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.