Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

El bipartidismo es un espejismo de los votantes, y se puede romper


Publicado el 16/05/2011

A día de hoy, cuando en España si se habla de política en el entorno familiar o entre amigos, parece que todo el mundo tiene asumido que en las próximas elecciones generales todo se decidirá entre PP y PSOE. Está claro, han sido los partidos mayoritarios durante los últimos 29 años, ¿por qué iba a cambiar esto ahora?


I: Representación del bipartidismo español por JRMora

Indaguemos un poco en la historia de las democracias europeas. Si bien el origen del bipartidismo como tal se suele establecer en los años siguientes a la revolución francesa, en los que conservadores y liberales se repartían el poder, con la llegada de los movimientos obreros y la aparición de nuevos ideales, el bipartidismo se rompe en gran parte de Europa creando sistemas multipartidistas que se han mantenido en la mayor parte de las democracias.

Aquí quiero hacer un alto para dejar algo claro. Hay que entender que pese a que todos los países europeos compartan el sistema democrático, los sistemas electorales varían notablemente de unos países a otros, y esto es algo que afecta de forma directa a cómo se disfruta de la democracia en unos países y otros.

Dicho esto, seguimos con el caso del Reino Unido. Su sistema electoral, que se ha mantenido prácticamente intacto con el paso de los años pese a pequeñas modificaciones, se dice que es el que más potencia el bipartidismo, por lo que se considera como uno de los grandes ejemplos de sistema bipartidista en Europa.

El sistema electoral británico elige a los 659 (un número que ha variado con los años) parlamentarios, representates del pueblo, o más conocidos históricamente como los comunes. Cada uno de estos parlamentarios se elige en una circunscripción distinta. En cada una de estas circunscripciones se elige al representante por mayoría simple y a una única vuelta, de tal modo que en caso de haber 5 candidatos, únicamente con un 21% se podría conseguir la representación, cayendo el resto de votos en saco roto [nota-1].

Este sistema ha provocado que desde sus inicios, dos partidos se hayan alternado al poder, conservadores y liberales. Pero en el último siglo (después de la última victoria de los liberales en el año 1910), los laboristas se ha hecho un hueco e incluso han llegado a alternarse al poder con los conservadores en las últimas décadas, dejando relegado al partido liberal a un tercer lugar. Se puede decir que pese al sistema electoral propenso al bipartidismo, los votantes pudieron romper con él.

Ahora volvemos al caso de España. Cómo bien he dicho al principio existe la extraña creencia popular de que el sistema político español en la actualidad se reduce a un sistema bipartidista en el que las únicas opciones a nivel nacional son el PP y el PSOE, de tal modo que no existe la posibilidad de que ningún otro partido alcance relevancia o les pueda hacer sombra.

Y es cierto, esto ha prácticamente así durante los últimos 29 años, pero recapitulemos un poco y observemos los resultados de las primeras elecciones democráticas en España del año 1977:


II: Resultados de las elecciones generales de 1977

Aquí podemos observar algo interesante. Alianza Popular (AP), el partido que más tarde constituiría junto al Partido Demócrata Popular y el Partido Liberal el Partido Popular (PP), solamente obtuvo una representación de 16 escaños. Cierto es que entonces el partido mayoritario fue el ya desaparecido Unión Centro Democrático (UCD), y que fue tras su descalabro en las elecciones de 1982 cuando AP pasó de los 10 escaños de 1979 a los 107 escaños de 1982.

Con esto nos queda claro que el bipartidismo en España no existe, somos los votantes los que decidimos qué partidos están en el gobierno, y en el pasado ya tenemos un ejemplo de descalabro de un partido (CDS) que fue castigado en las urnas permitiendo que otro partido (AP – PP) pudiera ganar relevancia en el sistema político Español.

Pero está claro, para poder conseguir que otros partidos sustituyan a PP y PSOE necesitamos demostrarlo en las urnas. La abstención no es una solución, ya que la masa de votantes que movilizan ambos partidos seguirá yendo a las urnas, haciendo que la abstención como castigo se transforme en algo completamente anecdótico. Así que, todos los que no queremos que estos partidos continúen manipulando el poder en España, debemos dar una oportunidad a los partidos minoritarios para intentar conseguir que poco a poco dejen de ser tan minoritarios y puedan hacerse oír en el parlamento.

En definitiva, el bipartidismo en toda democracia no es más que una ilusión creada por los propios votantes, y está en manos de los propios votantes romperlo. ¿Estás dispuesto a colaborar?

[nota-1]: Este sistema ha sido recientemente fuertemente cuestionado y ha sido llevado a un referéndum en el que se planteaba la instauración de un voto alternativo. Con este voto alternativo, en caso de que el ganador no obtuviera mayoría absoluta, se recontarían los votos alternativos emitidos por los votantes para ver qué candidato superaba el 50%. Los resultados del referéndum se presentaron el pasado 6 de mayo con un resultado negativo.

Nota: Si os resultó interesante, os recomiendo también que leáis “El analfabeto político” de Bertolt Brecht y mis reflexiones sobre la abstención y el voto en blanco.

Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

28 comentarios

  1. Diego
    16/05/2011 @ 19:43

    1) El sistema bipartidista no es necesariamente malo. En el caso de Reino Unido, el sistema electoral es uninominal; esto crea una distinción partido-elector. Hace que el elector responda al electorado y no a los partidos. En el caso de España el sistema es tipo lista, lo cual favorece a los partidos.
    Un sistema de partidos muy fragmentado es peligroso. Sucedió en Chile antes de Pinochet: un sistema fragmentado y polarizado + un ejecutivo con baja gobernabilidad (por lo previo) + cambios radicales impulsados por el ejecutivo = golpe de Estado.

    2) Dentro del enfoque competitivo para el análisis de sistema de partidos de Sartori, el sistema de partidos español no puede clasificarse como bipartidista. Esto se debe a que los partidos dominantes (PSOE y PP) no comparten el 100% del poder. Pero no sólo eso, en términos tan simples: se trata de que los partidos adicionales tienen relaciones de influencia y una ubicación ideológica y estratégica importante. El sistema de partidos español es multipartidista, con un pluralismo moderado/limitado.

    [Responder]

    Adrià Reply:

    ¿El bipartidismo no tiene porqué ser malo? Analicemos eso… sin animo de ofender, claro…
    A ver, ejemplos de bipartidismo:

    USA: qué tiene de buenos USA? Que menos del 5% de la población ostenta más del 80% de la riqueza de la primera potencia mundial. No existe sanidad pública, no existe el paro, no existe la libertad de prensa, etc. Todo ello debido a que los intereses de los partidos minoritarios no pueden verse representadosa en un modelo bipartidista.

    UK: ¿Alguien puede decirme en qué ha mejorado UK en los últimos 50 años? Todo lo que consiguieron con luchas obreras, con la subida del laboralismo, etc… ha ido perdiéndose. Puesto que sólo existen dos partidos la cosa es fácil: 1 de ellos es el megaconservador. El otro es el que se lleva el voto de izquierdas (lo que no significa que sea de izquierdas). Así que lo único que haces es alternar de dictador cada 4 años.

    Otro ejemplo de bipartidismo en la historia de España: La restauración de Cánovas del Castillo, que curiosamente se parece mucho al modelo actual, y al modelo inglés, y al modelo americano. Si a alguien se le ocurre decirme que la Restauración es un modelo democrático beneficioso… realmente tiene que replantearse su idea de “Democracia”.

    En cualquier caso: conocemos los peligros de un parlamento muy dividido, pero también sus ventajas: cada partido representa a un segmento de la población y su particular manera de pensar. No me creo que 46 millones de personas sólo piensen de dos maneras distintas. Así que ¿hay algo más democrático que eso?

    Seguramente la corrupción sería mucho más dificil cuanta más variedad ideológica: todos estarían dispuestos a denunciarse unos a otros. Por contra, en un modelo bipartidista es mas propensa la “amistad” y, no vas a denunciar al tipo con el que te turnas el poder.

    El obligarse a crear pactos para aprobar leyes implica que estas se hacen con un mayor consenso, con una mayor cohesión social y un fin más duradero. Cuando en un modelo bipartidista un partido tiene la mayoría absoluta casi siempre durante una legislatura, pasa lo que pasa con leyes como la de educación.

    En fin, podría seguir pero no tengo mucho tiempo.

    [Responder]

  2. Tomás
    16/05/2011 @ 19:49

    Yo lo tengo claro iré a votar y en mi ciudad hay este partido y para ellos será mi voto. El bipartidismo sin los votantes no existe. http://www.youtube.com/watch?v=DRVM84dTqV8

    Los he encontrado en esta web,la lista de todos los candidatos: http://elecciones.mir.es/locales2011/Contenido/Mapa_candidaturas_proclamadas.htm

    [Responder]

  3. herumel
    16/05/2011 @ 19:59

    El bipartidismo NO es un espejismo de los votantes, si no, una imagen generada desde los propios 2 grandes partidos de España y su maquinaría de propaganda, ¿o me van a contar que los debates de solo 2, los elegimos los votantes también? Aquí que cada palo aguante su vela, pero que no nos carguen el marrón a los demás…

    [Responder]

  4. Marcos
    16/05/2011 @ 23:10

    Muy interesante el articulo pero sobre el Reino Unido… el ultimo primer ministro del antiguo partido liberal fue en 1922 aunque si es verdad que en las ultimas elecciones al parlamento ha habido menos del bipartidismo Conservador-Laboristas pero tras el resultado del referendum y el hundimiento de Clegg me parece que no asomaran la cabeza por un tiempo

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    @Marcos, ya he dejado más claro todo el tema del Reino Unido, gracias por el apunte.

    [Responder]

  5. opinador
    16/05/2011 @ 23:29

    El sistema bipartidista es necesariamente malo, porque suele acabar degenerando en partidos únicos, que es lo que tenemos realmente, dos caras de la misma moneda. El sistema electoral británico (y americano) es un timo, y vive del humo, como lo prueba el nivel de corrupción que se gastan en ambos lados. Eso de la partitocracia es otra idea que están vendiendo los de la secta de Trevijano, desde su blog de locos, que no dicen más que sandeces. Todos los sistemas tienen su gestión de poder, lo que pasa en Hispanistán es que los partidos, de entrada, no suelen ser democráticos (ninguno español lo es, todos los que más o menos lo son son nacionalistas no españoles), y en segundo lugar, el bipartidismo copa todos los resortes de poder, empezando por el judicial.

    Los sistemas de partidos fragmentados pueden ser tan estables, o más, que uno con actores limitados (sobre todo a la fuerza), por ejemplo el sistema federal suízo donde además todo el arco parlamentario participa del gobierno federal.

    Los partidos son realmente un reflejo de la sociedad que los respalda, así que tampoco se pueden pedir peras al olmo. En Hispanistán tenemos el núcleo duro español, totalmente bipartidista, y luego territorios donde el españolismo a macha martillo se va diluyendo entre otro tipo de sociedad más saludable hasta ser netamente minoritario (y agresivo) en dos comunidades autónomas de todos conocidas. Que son las que tienen un nivel de pluripartidismo más alto, perfectamente estables en todos sus gobiernos (y políticas) y con sociedades mucho más sanas con diferencia.

    Efectivamente, es la sociedad la que tiene que cambiar. Y por demás es estúpido e imbécil concentrar el poder en pocas manos. Cuántas más, mejor.

    [Responder]

    Sergio45 Reply:

    @opinador,

    Se te ve el plumero a la legua, pero buen intento chaval.

    [Responder]

    opinador Reply:

    @Sergio45,

    ¿Ah, sí? ¿Y qué plumero se me ve, si tienes la bondad de explicitarlo?

    Este debate es tan viejo como la paradoja de Condorcet. No se puede hablar del tema sin conocerla. No existe ningún sistema ideal para poder evaluar las preferencias de un grupo humano, porque cualquier sistema podría dar la victoria a una preferencia en detrimento de las demás, y esto es tan cierto cuanto pueda serlo una verdad matemática. Por otro lado, la función, para mí, primordial de un sistema parlamentario, como apuntan arriba, es precisamente testar a la sociedad y tener datos reales de sus preferencias, en ausencia de otros métodos como consultas, etc.

    Pretender desligar la expresión popular de la ideología popular no tiene ni pies de cabeza. La gente vota lo que vota porque cree que le conviene, y eso lo hace en función de su cosmovisión particular, que naturalmente interacciona con la del resto de la sociedad porque somos sociales, y no somos androides individuales.

    El resultado es claro y patente: el españolismo es una ideología que se expresa electoralmente de modo masivo en determinados territorios (donde la sociedad que lo secunda es allí hegemónica o única) y es minoritario donde existe otro tipo de sociedad que corresponde a otra visión de las cosas. Tan simple como que los alemanes votan de una manera y los turcos de otra. Ése es el valor más interesante de todo sistema electoral: medir sociológicamente.

    Más bien pienso que el plumero se te ve a ti, y no has dicho ni cinco palabras significativas, lo cual es todo un mérito.

    [Responder]

  6. Josep Lluis Mira Conca
    17/05/2011 @ 00:26

    LA alternancia histórica en el Reino Unido (ultimo siglo) ha sido entre Conservadores y Laboristas. La opción “nueva” es la Liberal. Lo digo porque la información aportada por el autor es incorrecta

    [Responder]

    Milhaud Reply:

    @Josep Lluis Mira Conca, el problema han sido los tiempos. No he dejado claro que me refería a que los laboristas no existían 100 años atrás. Ya he corregido el párrafo para dejarlo claro.

    Gracias por el apunte.

    [Responder]

  7. Javier
    17/05/2011 @ 00:26

    El problema del bipartidismo es que no hay dos opciones con ideologías diferentes sino una sola, el centrismo (simple teoría de juegos aplicada a la lucha por el voto).

    El debate ideológico RESIDUAL se traslada al aparato interno de los partidos (think-tanks) que ni son abiertos ni participativos.

    Resumiendo: el bipartidismo empobrece el ideal democrático. ¿Que adorais la estabilidad? Pues compraos una dictadura.

    Buena entrada, felicidades.

    [Responder]

  8. Carlos
    17/05/2011 @ 00:36

    Y yo que no hago más que preguntarle porqué somos tan canelos…
    Cuanto más pienso en el panorama político actual y la situación social y económica que tenemos solo se me ocurre una solución: un gobierno del pueblo que vote todas o casi todas sus decisiones por Internet. Si es posible tecnológicamente hacerlo, por qué no hacerlo?
    No más manifestaciones, no más corrupción, no más partidos políticos ni sindicatos. Simplemente dejarían de ser necesarios…
    Tanto miedo hay a crear un partido que dé el poder a sus ciudadanos??

    [Responder]

  9. Runaway
    17/05/2011 @ 01:27

    Ningún sistema es perfecto: ni el americano, ni el inglés, ni el bipartidismo, ni el multipartidismo, ni las listas cerradas, ni las listas abiertas…. Supongo que todo sería cuestión de estudialo y unir todas las ventajas de cada uno de ellos y desechar todos los inconvenientes.

    Aquí criticamos mucho el bipartidismo entre PSOE y PP, las listas cerradas y la disciplina de voto en el parlamento, pero ¿estaríamos dispuestos a que el partido que gane las elecciones no pueda llevar a cabo su programa por el veto de una veintena de partidos pequeños? ¿Estaríamos dispuestos a ser un país ingobernable como le ha pasado a Italia desde la década de los 50 del siglo pasado donde los gobiernos eran de coalición y no duraban más de dos años?

    La gente, y cada vez más, tiene menos cultura política. He visto gente que vota según vayan las encuestas; mujeres que votan según lo guapo o atractivo que sea el candidato; marbellíes que votaban a Gil porque les regalaba jamones y en Castellón, Valencia, Murcia y ayuntamientos donde más caciquismo, corrupción y ladrones hay tener mayoría absolutas, como la tiene Berlusconi en Italia.

    [Responder]

  10. opinador
    17/05/2011 @ 13:07

    @Fran,

    Es impuesto hasta cierto punto. En circunscripciones grandes, como Madrid o Barcelona, es relativamente fácil obtener escaño, y como apunto arriba, mientras en Barcelona suelen obtener representación hasta cinco y más fuerzas diferentes (sobre todo en elecciones autonómicas, concretamente ocho), en Madrid hay dos y media, que son netamente españolistas todas, y en las autonómicas igual, y hasta resulta ligeramente más fácil obtener escaño en Madrid porque tiene un poco más de población. Por lo tanto es lo que estoy diciendo: es más un problema sociológico, en el grueso de Hispanistán la gente ya está conversa al españolismo militante, como en los tiempos de la pureza de sangre, mientras que otras sociedades al verse en la tesitura de tener que renunciar a lo que son, rechazan esa forma ideológica, así que como vemos las cosas son complicadas.

    El principal problema de España es el nacionalismo español, mucho más grave que en otros países aparentemente más chauvinistas. Y tiene muy mal arreglo, si es que tiene arreglo.

    [Responder]

  11. Fran
    17/05/2011 @ 19:15

    En cuestiones ideológicas no me estoy metiendo y menos en nacionalismos, que en España ya se sabe la mierda que son y los incluyo a todos no sólo al “español”. No son mas que la vuelta a la caverna ó a la aldea. Me parece, opinador, que miras sólo el nacionalismo “español” y no miras otros y lo acusas de todos los males, actitud que no es nueva, por cierto. No hemos cambiado nada en el fondo: manipulados y engañados y viendo enemigos ciegamente cuando los tenemos en casa

    [Responder]

    opinador Reply:

    @Fran,

    Intento expresar una visión de los hechos, si me explico mal puedo intentar hacerlo mejor. Hablo del nacionalismo español porque es, con mucho, el mayoritario, y sin duda ninguna el que copa todo el poder en el estado, quien lo dirige y quien lo gestiona. En algún territorio otro tipo de nacionalismo (abajo me explico mejor) puede ser mayoritario, pero siempre estará sujeto al español, y limitado por éste, por tanto no sólo no es relevante en el curso del estado sino que además, viéndose como se ven impotentes para modificarlo evolucionan a buen ritmo hacia el separatismo.

    Por otro lado, el nacionalismo español es agresivo y con institución estatal, los otros son defensivos y reivindicativos, es algo completamente diferente. Puedes decir que todo sexismo es malo, si quieres, pero me parece de cajón que machismo y feminismo no se parecen en la praxis mucho, la verdad, más allá de su evidente relación y conexiones.

    A mayores, los así llamados nacionalismos periféricos surgen precisamente como reacción al nacionalismo español, y no al revés.

    Es la idea que intento transmitir. El nacionalismo español es identitario y de estado, y muy esencialista, por ejemplo, las idiosincracias españolas tan típicas y reconocibles en estos últimos 200 años se asumen como mal patrio, característica común e indivisible, no son vicios a corregir, no, son esencias de lo español. Los nacionalismos periféricos son de primera de carácter ecologista-conservacionista, intentando evitar la homogeneización definitiva del Estado, y en menor medida responden a intereses de clase, porque por muchas tonterías que se digan desde la izquierda, las clases también tienen intereses nacionales (¿por qué hay guerras, si no?).

    Espero haberme explicado mejor. El nacionalismo español funciona y actúa como tal, es identitario, y sobre él giran todas las coartadas para perpetuar el sistema dirigente y la gestión de la propiedad que en el último siglo ha derivado bastante a la financierización (la propiedad de la tierra por ejemplo se ha vuelto secundaria respecto al capital). Esto por ejemplo se ve clarísimo en las castas y elites bancarias, que al final son las que deciden qué partidos viven y qué partidos mueren, como en el circo romano.

    [Responder]

  12. Helio
    17/05/2011 @ 20:45

    Mis ideas se reflejan en el posicionamiento ideológico de un partido (supongamos mayoritario) y tengo que votar para que ese partido obtenga la mayor cantidad de votos necesarios para gobernar en solitario. No me vale que, una vez realizadas las votaciones, si se queda a muy pocos escaños de gobernar tenga que apoyarse en los votos de un partido muy minoritario, si las ideas políticas de este partido van en sentido contrario a las del partido mayoritario.

    Ejemplos los tenemos, sobre todo en los partidos -mal o bien llamados de izquierdas-. Psoe pactando con partidos nacionalistas, independentistas y radicales, contrarios al sistema democrático, pero que se apoyan en el para obtener un parcelita de poder.

    Antes de las elecciones deberían, para que los votantes definan su voto, decir, cada uno de los partidos, con quienes estan dispuestos a pactar, despues de las elecciones, en caso necesario.

    Por supuesto que es necesario una regeneración de la clase política, está muy deteriorada y que en el sistema de democracia que tenemos había que cambiar varias postulados:

    Sistema judicial independiente, no manipulado por los partidos. Un sistema justo de democracia se basa en una independencia judicial. Los Jueces se deben dejar su ideología: en la puerta de los juzgados y olvidarse de ella cuando escriben una setencia.

    Que los Senadores no puedan dotarse de leyes que les blinden económicamente, parecen castas, para protegerse.

    Que el Gobierno gestione los presupuestos, el dinero de nuestros impuestos, de una manera objetiva y eficiente, y no de una manera según la coincidencia ideológica del ofertante y receptor.

    Se podrian citar otros muchos vicios a corregir.

    El voto tiene que ser a demás de ideológico, práctico. En la practica totalidad del mundo democrático hay dos, tres quizás cuatro partidos que se reparten los gobiernos, son los votos prácticos. El resto de partidos, y que nunca obtienen representación, si no ees en base a pactos poselectorales, son votos ideologicos.

    Hay que ver, en las últimas elecciones generales, que la lista de partidos presentados, fué de cincuenta o más. el 95% de ellos saben que no obtendrán representación.
    Teniendo en cuenta que la casi totalidad de estos partidos son de posicionamientos extremistas, antisistemas y radicales.

    Creo que el sistema de gobernar es fruto del sentido común y no de ideología.

    El PP y PSOE suman el 80 o 85% de los votantes, y gobierne quien gobierne, la mayoria de las leyes deberían estar pactadas entre los dos, que sirvieran a cada uno de ellos cuando lleguen al poder, de tal manera que uno no tenga que derogar lo mitad de las leyes creadas por el otro partido. y no leyes hechas para pagar los favores de los apoyos de una minoria y que van sólo en la dirección contraria de la otra mayoría.
    Esta forma de gobernar es contraria al sentido común.

    El gasto de las autonomias y los poderes de las mismas muy limitados, por no decir que sobran. 17 estados dentro de otro Estado no hay quien lo soporte, es demasiado.

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (10)

  1. Bitacoras.com
  2. El bipartidismo es un espejismo de los votantes, y se puede romper
  3. El bipartidismo es un espejismo de los votantes, y se puede romper
  4. El bipartidismo es un espejismo de los votantes, y se puede romper | El noticiero
  5. El bipartidismo es un espejismo de los votantes, y se puede romper | Grace To You
  6. El bipartidismo es un espejismo de los votantes, y se puede romper | Noticias HMX
  7. El bipartidismo es un espejismo de los votantes, y se puede romper | ForoProvincias.Com
  8. rafaelrobles.com Vida de profesor » Voto a “Ciudadanos en blanco”. Democracia real ya.
  9. El bipartidismo es un espejismo de los votantes, y se puede romper | Linkeando: La Isla Buscada
  10. Cambios desde la conciencia ciudadana | Pensando en Equo

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.