Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

Fahrenheit 451: ¿Y si quemamos los libros?


Publicado el 25/03/2012

Nota: Este escrito no es un spoiler de la conocida novela de Ray Bradbury -no destroza la novela-, aunque sí una sinopsis detallada aclarando una confusión muy común si no se ha leído.

En 1953, Ray Bradbury relató en su novela Fahrenheit 451, un mundo desolador. Un mundo en el que los libros, al ser la principal forma de afianzar conocimientos y poder adquirir la capacidad de pensar y juzgar críticamente, habían sido condenados a desaparecer.

Ahora, consideramos las minorías en nuestra civilización. Cuanto mayor es la población, más minorías hay. No hay que meterse con los aficionados a los perros, a los gatos, con los médicos, abogados, comerciantes, cocineros, mormones, bautistas, unitarios, chinos de segunda generación, suecos, italianos, alemanes, tejanos, irlandeses, gente de Oregón o de México. En este libro, en esta obra, en este serial de Televisión la gente no quiere representar a ningún pintor, cartógrafo o mecánico que exista en la realidad. Cuanto mayor es el mercado, Montag, menos hay que hacer frente a la controversia, recuerda esto. Todas las minorías menores con sus ombligos que hay que mantener limpios. Los autores, llenos de malignos pensamientos, aporrean las máquinas de escribir. Eso hicieron. Las revistas se convirtieron en una masa insulsa y amorfa. Los libros, según dijeron los críticos esnobs, eran como agua sucia. No es extraño que los libros dejaran de venderse, decían los críticos. Pero el público, que sabía lo que quería, permitió la supervivencia de los libros de historietas. Y de las revistas eróticas tridimensionales, claro está. Ahí tienes, Montag. No era una imposición del Gobierno. No hubo ningún dictado, ni declaración, ni censura, no. La tecnología, la explotación de las masas y la presión de las minorías produjo el fenómeno, a Dios gracias. En la actualidad, gracias a todo ello, uno puede ser feliz continuamente, se les permite leer historietas o periódicos profesionales.

— El Capitán Beatty a Guy Montag (Fahrenheit 451)

Pese a lo que una gran mayoría cree, Fahrenheit 451 no habla sobre un mundo en el que unos malvados gobernantes han prohibido los libros para poder manipular a la población, sino algo mucho más aterrador.


Libros ardiendo (fuente)

Habla sobre una sociedad en la que los miedos han triunfado. No los miedos individuales de cada una de las personas, sino los miedos de la sociedad en su conjunto. El miedo a la inteligencia y a aquellos que pretenden pensar por sí mismos se ha convertido en una fobia intrínseca de cada individuo de la sociedad.

En un lugar en el que todo el mundo quiere ser feliz, si se puede garantizar una superflua felicidad, ¿por qué se va a permitir a la gente leer sobre las mil y una maneras de no poder alcanzar una felicidad plena? Todos los que puedan encontrar una manera de ser infelices, son el enemigo. Y eso es algo que se ha escrito a lo largo de cientos de años en libros que narraban la historia, analizaban el presente y elucubraban sobre el futuro.

Una sociedad que aspira a alcanzar la felicidad no quiere libros que puedan dificultarle ese camino. Ni para ser leídos, ni para ser escritos. Y así, con el paso de las generaciones, la capacidad retentiva de esa sociedad bajará hasta unos mínimos que permitan a todos los individuos ser felices sin esfuerzo alguno, sin plantearse ni poder analizar nada que vaya más allá del estricto presente.

Porque, como siempre se ha creído, la ignorancia da la felicidad. Pero la realidad es muy distinta y mucho menos alentadora: la ignorancia tan solo nos hace lo suficientemente estúpidos como para no poder ver lo infelices que realmente somos.

Entonces… ¿quemamos los libros?
Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

9 comentarios

  1. Alberto Secades
    26/03/2012 @ 11:03

    Hola:

    La idea de un futuro sin libros es cada vez más cercana y menos preocupante.

    La idea de un mundo sin ideas no le preocupa a demasiada gente, pero el pensamiento único se impone lentamente.

    Me gustó la contención de tu acercamiento. Yo acabó de terminar un artículo que creo que se me ha desparramado un poquito.

    Lo adjunto por si resultara de interés.

    http://www.comunsinsentido.com/2012/03/papa-que-es-un-libro.html

    Un saludo

    [Responder]

  2. Manuelodáctilo
    28/03/2012 @ 12:08

    Actualmente no se ataca al libro en sí, sino al que sabe “leer”, y sobre todo al que “enseña”.

    En Españistan tenemos un ejemplo sangrante:
    Nunca en la historia de la democracia un colectivo político había insultado a un colectivo de la manera en que se le ha insultado, señalado, y culpado: “La culpa es de los profesores que son unos vagos. Les castigo y se acaba la crisis”. Igual que en la Alemania Nazi, pero con judíos.
    Solución rápida y eficaz a ojos del ignorante.

    A nadie le chirria el horario, sueldo y prebendas vitalicias del político. No escuece el que haya gente que paga cinco por una casa y la venda por 50. A nadie le parece mal la usura, la especulación, la avarícia…
    Pero es que el trepa, el mangante, el zoquete es el ejemplo a seguir y el ídolo a alabar, mientras que el que sabe es un pringao.

    No, no necesitan quemar los libros, están “quemando” al que los escribe y al que los lee.

    [Responder]

    Belit Reply:

    Así es amigo. ¿Quien necesita quemar los libros si basta con marginar a quien tiene y transmite el conocimiento y las ganas de aprender?

    [Responder]

  3. Heber Rizzo
    30/03/2012 @ 15:55

    Creo que el problema se da, para la mayoría de las gentes, con el que se atreve a pensar por sí mismo y que entonces no solamente pregunta “¿por qué?” sino que además osa intentar una respuesta a esa pregunta.
    Esa pregunta (y las posibles respuestas) minan los conceptos de “verdades absolutas” y de conductas “políticamente correctas”, introduciendo la duda y el análisis, todo lo cual desafía las seguridades y las tranquilidades, ahora sí, de la ignorancia.
    Eso aleja a las gentes del sentimiento de protección y de inimputabilidad propios de la infancia.
    Es decir que, en última instancia, lo que se rechaza es el pasaje a la adultez y a la adquisición de responsabilidades que eso implica.

    [Responder]

  4. Belit
    19/06/2012 @ 23:20

    No estamos tan lejos de quemar los libros. A muchas personas ya les parece mal que alguien se exprese con corrección y/o escriba sin faltas de ortografía. “Que se habrá creído este”. Por suerte quedan lugares como este, donde se puede encontrar gente con curiosidad y con ganas de saber cosas por el placer de saberlas. Pero no estamos tan lejos…

    [Responder]

  5. aintervalos
    31/12/2012 @ 13:24

    A Fahrenheit 451 no se le puede negar su cualidad de visionaria de ciertos elementos que en la época en que fue escrita estaban lejos de concebirse y que ahora se han hecho realidad. Pero, sin quitarle un ápice de originalidad, en sus páginas a veces parece latir una crítica a todo lo relacionado con el progreso (algo que se manifiesta en la idealización del autor del estado de naturaleza en contraposición a la sociedad).
    http://www.aintervalos.com/2012/12/fahrenheit-451-ray-bradbury.html

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (3)

  1. Bitacoras.com
  2. Fahrenheit 451: ¿Y si quemamos los libros?
  3. Fahrenheit 451: ¿Y si quemamos los libros?

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.