Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

¿Morderías la mano que te da de comer? o por qué la divulgación es necesaria


Publicado el 13/01/2011

Parafraseando este dicho, utilizado en multitud de lenguas, y referenciado por primera vez por Edmund Burke en el siglo XVIII, os quería hablar de la situación de la ciencia, tanto en las universidades como en la sociedad, y por qué es necesario que la divulgación se lleve a cabo.

And, having looked to Government for bread, on the very first scarcity they will turn and bite the hand that fed them.

Y, habiendo recurrido al gobierno para conseguir pan, a la primera muestra de escasez se volverán y morderán la mano que les alimentó.

– Edmund Burke –

Anteayer leía en Público una entrevista hecha a Sergio L. Palacios (@ondasolitaria para los amigos). Sergio es un gran divulgador científico que, además de escribir en su blog Física en la Ciencia Ficción, es profesor de la Universidad de Oviedo, donde lleva varios años impartiendo la asignatura que dio nombre a su blog, Física en la Ciencia Ficción.

En esta asignatura, Sergio pone a sus alumnos distintas películas de ciencia ficción para tomar notas y más tarde con ellas exponer una serie de problemas que se intentarán solucionar en clase. De este modo, además de dar una formación física a los alumnos, se consigue que aprendan a encontrar los problemas y razonarlos, que al fin y al cabo es lo que aparece en el día a día de un investigador, y no problemas con un enunciado firme como en los libros de texto.

Pero volviendo al tema por el que comenzaba, leyendo los comentarios de dicha entrevista en Público, me llamó especialmente la atención el siguiente comentario (precisamente el primero que tiene la entrevista):

“¿Los tobillos de Godzilla, soportan la presión del fantástico monstruo japonés en plena tarea letal? ¿Qué fuerza debe usar Spiderman para frenar el tren lanzado a una muerte segura por el malvado Doctor Octopus? ¿A qué velocidad debe empujar Superman la Tierra para impedir el terremoto que matará a su prometida? ”

Interesantes preguntas éstas. Parecen pensadas para niños de parvulario, pero viendo los niveles actuales de nuestras universidades (hay que mantenerlos obligadamente bajos, porque en caso contrario el profesor se vería obligado a hacer una “escabechina” en los exámenes, e inmediatamente sería señalado él como el incompetente por los alumnos, que harían una reclamación tumultuaria) no nos deben sorprender demasiado. Se supone que a la universidad van personas con fuertes intereses intelectuales, a quienes no debería ser necesario estimular mediante fruslerías, pero ya vemos que ahora no es así, que los intereses intelectuales brillan por su total ausencia.

Que resumiendo en pocas palabras, sería un “A la universidad se va a sudar sangre y los que quieran ser unos ignorantes, que no vengan”, tal y como comentaba sarcásticamente el otro día alguien en Twitter. Sorprende ver cómo todavía hay tanta gente que piensa que la idea no es aprender, o aplicar conocimientos… sino que hay que sufrirlo. A quien le guste de verdad estudiará, y al que no… “¿que le jodan?”.

Seguramente muchos al leer la entrevista a Sergio, si no lo conocéis con anterioridad, os habrá llamado la atención. Posiblemente penséis en lo bien que os habría venido una forma así de explicar la física para que se hubiera atragantado menos en la universidad o incluso en el instituto. Una manera de llevar la física a un plano en el que nos es más fácil entenderla, a la vida cotidiana o como en el caso de FCF al cine.

Yendo un poco más allá, quiero dejar claro que la ciencia no hay que sudarla. Los conceptos complicados no hay que sufrirlos a base de fórmulas… o al menos no todos. La cantidad de profesores de universidad y catedráticos que están en su púlpito investigando y enseñando a la antigua, totalmente alejados del pueblo llano, es alarmantemente alta. Esta separación, a algunos les hace sentirse en la élite, pero de lo que no todos son conscientes es de que no les está haciendo ningún bien.

Hay quién piensa: ¡Qué mas da! Total, tampoco necesito entender todo para utilizar los avances tecnológicos que se obtengan gracias a las investigaciones. Por supuesto, no necesitas saberlo. Nadie muere de ignorancia. Pero si nadie se molesta en llevar al gran público los últimos avances y experimentos ¿Quién va a aportar las grandes inversiones necesarias para laboratorios y material puntero?

La ciencia necesita tanto investigadores como divulgadores. Y esto es necesario a todos los niveles. No sólo en universidades e institutos, sino también para que todos los que no tuvieron opción de una educación o la desaprovecharon por las razones que sean, puedan entender por qué es necesario invertir en telescopios más grandes, por qué es necesario crear un acelerador de partículas que ha costado la friolera de 3.000 millones de euros, por qué es necesario catalogar las especies que pueblan nuestro planeta o por qué es necesario investigar las células madre.

Al final es cuestión de todos. Serán esas personas, sus gobiernos y sus empresas los que finalmente suvencionarán las investigaciones más punteras. Sin ese dinero, la ciencia no tiene futuro. Así que, volviendo al título con el que comencé la entrada ¿Morderíais la mano que os alimenta? Seguramente no.

Para terminar, os dejo con un buen ejemplo de divulgación científica. Brian Cox explicando en What really goes on at the Large Hadron Collider (algo más de 16 minutos) por qué es necesario crear un acelerador de partículas, y qué pretende conseguir.


Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

11 comentarios

  1. eulez
    13/01/2011 @ 19:20

    Brian Cox es un divulgador excelente, magnífico. Sergio, al que no conozco personalmente, parece también tener este tipo de cualidades. Sin embargo, no podemos pedir que todo el mundo que se dedica a la ciencia sea como ellos. Es como pedir que todo el mundo sepa las mismas mates, sea igual de bueno programando o tenga la misma facilidad para los idiomas. Cada cual tiene sus cualidades y así debe aprovecharlas.

    Es cierto que es recomendable y necesario que se realice divulgación, pero si os dais cuenta, al final, la divulgación es escuchada por las mismas personas. Es la educación, y no la divulgación, la que tiene el poder. El que no tenga interés en esto no lo va a tener, aunque miles de personas se dediquen a dar charlas sobre la cosa más técnica del mundo. Es en las clases, en colegios, institutos donde debería insistirse en estos temas.

    Por cierto, existen otros campos de transferencia de conocimiento relacionados con la ciencia de los cuales no se habla tanto. Por ejemplo, las patentes, la inversión de las empresas en I+D, la relación universidad-empresas, etc. Todo eso está relacionado con cosas tan poco importantes como el paro. De eso se habla poco o no lo suficiente. Se habla, como Brian Cox, del LHC, de las partículas y del Big Bang. Que está muy bien, no lo niego, a mi me gusta, pero creo que también debería hablarse de otras cosas que no tienen tanta relevancia ni tanto interés “divulgativo”.

    Volviendo al tema de la entrada, no quiero que quede como que esto es un argumento a favor del radical que escribió el comentario ese de antes, porque no lleva razón. Si estuviésemos sustituyendo asignaturas básicas de contenido en las universidades por Física en la Ciencia Ficción, entonces habría un problema. Pero no es así. De infantilizar la educación ya se han encargado la LOGSE y Bolonia, y no Sergio. Pero eso sí, no exageremos el valor de la divulgación, porque lo importante es lo que se hace, no cómo se “cuenta” lo que se hace.

    [Responder]

    DarkSapiens Reply:

    @eulez: Mmmm… no sé yo qué decirte. En mi caso fue siempre la divulgación la que me hizo interesarme desde el principio en las cosas que luego estudiaba en el colegio. Fue la divulgación la que me aportaba esa ilusión por aprender que me ayudaba a superar los momentos a veces insufribles del estudio sabiendo que eso no era más que un trago a pasar para seguir conociendo el resto de cosas que había ahí fuera, no viendo el examen como el objetivo en sí mismo.

    Hablo desde mi propia experiencia, pero es posible que tratándose las cosas sólo en la escuela puede hacer el efecto contrario, que como son cosas de clase los niños y jóvenes tiendan a no querer hacer referencia a ellas una vez fuera (como sucede ahora).

    Sin embargo creo que lo que más influyó en mi caso fue el ambiente en casa, ya que con padre profesor y biólogo, y mi madre médico… pues uno se encuentra con que la cosa se propiciaba :P ¿Tal vez hagan falta divulgadores para que los padres sientan interés por la ciencia y se lo transmitan a sus hijos?

    Aunque probablemente todo cambie si en las escuelas se enseñase ciencia no como un montón de cosas a memorizar, sino mostrando cómo se puede llegar a saber esas cosas, manteniendo la curiosidad de un niño sin dejar que muera cuando uno es adulto :)

    Un saludo, y perdón por el tocho! :P

    [Responder]

    eulez Reply:

    @DarkSapiens, Eso último es más o menos lo que pienso. Habría que ir a la base, ya en la universidad… ahí es importante esforzarse (y antes, pero bueno) porque no todo son conocimientos o “cosas interesantes”, el machaque abre mucho la mente y te permite hacer y aprender cosas difíciles. Esta es una de las razones por las cuales físicos y matemáticos luego pueden conseguir trabajo en cosas muy distintas de lo que se supone que les ha enseñado su carrera.

    [Responder]

    Oveja_azul Reply:

    @eulez …mmm… le encuentro una fuga a lo que comentáis.

    Partís de la base de que todo el mundo ha de estar interesado por la ciencia -o eso me parece, que lo mismo es sólo una impresión-, y pienso que es un punto de partida erróneo. Que a vosotros -y a mí-, nos guste la ciencia, nos encante, o sea nuestra vida, no significa que esto tenga que ser así en cualquier caso. Aunque nos pueda parecer bajo nuestro punto de vista, y de entender, algo increíble.

    Me habéis recordado parte de una entrevista a Feynman que hay colgada en el Youtube. Los primeros minutos de la parte 5 exactamente, que acabo de mirarlo. Se titula: “El placer de descubrir las cosas”. Supongo que la conocéis. O no, no sé. Pero vaya, que si no es así, os la recomiendo.

    No sé no sé… mi hermano es ingeniero geomático. Yo soy bióloga. Mis padres ni terminaron la básica por no tener la oportunidad. Así que por esa parte, influencia, cero patatero. Y no creo que mis profesores “de letras” -entrecomillo porque la distinción vs. “de ciencias” no me gusta nada- y/o los suyos, fuesen peores o estuviesen menos interesados en enseñarnos lo que sabían y en que terminásemos por amar lo que a ellos les fascinaba -groso modo-, que los de ciencias que tuvimos. Pero el caso es que los dos optamos por la ciencia.

    La divulgación es esencial, en eso estamos de acuerdo, pero como decías arriba: “El que no tenga interés en esto no lo va a tener, aunque miles de personas se dediquen a dar charlas sobre la cosa más técnica del mundo.”

    “Es en las clases, en colegios, institutos donde debería insistirse en estos temas.”

    Con respecto a esto, ok. Si no lo dijese yo, que voy para profe de instituto, pues ya me dirás. Pero siempre dejando libertad de elección -supongo que en esto estamos de acuerdo- y teniendo en cuenta lo primero que dije. Porque es un hecho.

    Muy interesante la entrada, y tanto o más los comentarios.

    Saludos bichológicos :)

    Oh, sólo un apunte más. Yo soy un híbrido EGB-LOGSE. Cuidado cuando se generaliza ;-)

    krisiskekrisis Reply:

    @eulez,
    Hay otro motivo para hacer divulgación, que creo que no se ha mencionado.

    Los que tenemos cierto conocimiento de algunas ciencias aplicadas a menudo echamos en falta un acercamiento a las ciencias básicas. Yo por ejemplo soy médico epidemiólogo con interés por los últimos avances de física, matemáticas o química. Si un texto sobre la teoría de branas o sobre la estadistica bayesiana me resulta inalcanzable, no podré incorporar sus ideas a mi propio campo de trabajo y eso, tal vez, me impedirá hacer una síntesis brillante.

    [Responder]

  2. Sergio L. Palacios
    13/01/2011 @ 23:46

    En primer lugar, dar las gracias a Miguel por sus amabilísimas palabras hacia mi persona y mi trabajo.

    En segundo lugar y en referencia a los comentarios que habéis hecho quiero decir que tenéis razón en parte cada uno de vosotros. En efecto, hay personas a las que la divulgación les ha hecho mucho bien y ha decantado en muchas ocasiones su vocación hacia la ciencia. Pero también estoy de acuerdo en que la educación es muy importante. Y es justamente por esto por lo que llevo a cabo las dos cosas: divulgo preferentemente a través de mi blog, pero también enseño y educo con ese mismo material en mis clases de la universidad. Es mediante la formación de la gente como se consigue cambiar la mentalidad y disposición hacia la ciencia. Lo único que sucede es que quizá, una vez en la universidad, ya sea demasiado tarde para algunos. Estas cosas deben hacerse desde los primeros niveles de la enseñanza. Desgraciadamente, no es así y los profesores, por las circunstancias que sean, no asumen riesgos a la hora de poner en práctica técnicas y metodologías atrevidas, fuera de la corriente estándar.

    Es una lástima, pero hay que tener en cuenta también el reconocimiento cada vez menor de una profesión que debería ser sagrada, como la docencia. La falta de incentivos, de medios y de apoyo social han hecho de la enseñanza una profesión como otra cualquiera (y no lo digo en sentido peyorativo, nada más lejos de mi intención) cuando debería ser tanto o más respetada que otras que gozan de una “buena prensa”, quizá no tan merecida.

    Siento haber escrito tanto, pero es un tema que me toca especialmente la fibra sensible y podría estar escribiendo durante horas. Pido por ello perdón porque en tan sólo un comentario no llegue a expresar todo lo que siento o quiero y no haya sido todo lo claro y transparente que hubiese deseado.

    Saludos.

    [Responder]

    Arturo Quirantes Sierra Reply:

    Estoy con Sergio, y con todos los que como él hacen lo posible por hacer amena y entretenida la ciencia y su aprendizaje.

    Estoy harto de ver alumnos aburridos en el aula. He perdido la cuenta de todas las personas que, cuando me las presentan y digo que soy físico, me dicen “ah, sí, a mí me gustaba mucho la Física, pero en el instituto me tocó un profesor que …” Si queremos abrir brecha en los estudiantes, hemos de reinventarnos, y si hay que hablar de Godzilla en clase, hablemos de Godzilla en clase.

    Por cierto, también soy profe universitario de Física (Universidad de Granada). Y para más inri, me toca dar clase a los químicos de primer curso, que tienen tan pocas ganas de dar física como yo tenía de aprender química en primero.

    Pues os diré una cosa. Animado por, entre otros, Sergio, preparé un proyecto llamado Física de Película. La diferencia es que, en lugar de dar un asignatura especial, uso trozos de película para enseñar Física General (aquí tenéis más info, no quiero repetirme: http://www.fisicadepelicula.es). Algún compañero se rió de mí, pero vi ejemplos similares en universidades americanas, y me dije, vamos a ver si sale.

    El primer año, la tasa de aprobados subió como la espuma. Este año, el segundo, las notas son más altas que nunca, los alumnos están encantados, ellos mismos han hecho trabajos y seminarios sobre el tema, y jamás, repito, JAMÁS he tenido a tantos alumnos en clase (siempre se largaban al par de meses, salvo cuatro gatos). Cuando, hace unos días, terminé el curso, los alumnos no es que me aplaudieran, es que me ovacionaron. !Todavía se me pone la piel de gallina al recordarlo!

    ¿Han aprendido? Más que antes, seguro. ¿Se llevan un buen recuerdo? Fijo. ¿Tendré un aluvión aún mayor el año que viene? Me temo que sí. ¿Me compensa el esfuerzo extra, las incontables horas dedicadas, el rollo de preparar materiales y nuevos métodos de evaluación? Económicamente ni un duro, pero el año que viene repito como hay (o no) Dios.

    Y en lo de la divulgación, tenemos ejemplos de sobra de que la buena divulgación no está reñida con la ciencia “seria” o la docencia “seria”. ¿Verdad, doctor Sagan, doctor Tyson, Cox …?

    [Responder]

  3. Iñaki
    14/01/2011 @ 03:18

    Hay un texto muy famoso de Ortega y Gasset titulado Misión de la universidad que trata fundamentalmente sobre los objetivos últimos de la universidad: qué debe enseñar, en qué medida y cómo. En él se habla de la “economía en la enseñanza”. Evidentemente, año tras año el volumen de conocimiento acumulado por el ser humano crece enormemente en todos los ámbitos del saber (y muy especialmente en los últimos siglos gracias a la ciencia). Sin embargo, nuestra capacidad de aprender es limitada, de ahí que debamos fundamentar nuestra docencia en la figura del aprendiz: hay que enseñar, del conjunto de conocimientos que consideramos objetivo de la universidad, lo que el estudiante puede aprender de manera holgada. Luego hay que atender a la realidad y elaborar unos planes de estudios acordes con la media de la masa estudiantil que poseemos.

    Este planteamiento suena muy razonable y muy actual; sin embargo, tiene un problema. En la época de Ortega y Gasset, iban a la universidad unos pocos privilegiados. Hoy en día, en teoría, podemos ir todos. ¿Qué ocurre entonces si esa “media de la masa estudiantil” está por los suelos? ¿Dejamos que nuestra universidad se convierta en una fábrica de hordas de titulados ineptos?

    Yo creo que la excelencia también debe ser un objetivo de la universidad. Por lo tanto, no podemos guiarnos únicamente por la materia prima entrante. Creo que debemos establecer ese perfil medio de forma artificial como el más deseable, siempre teniendo presente ese principio de economía presente, por supuesto.

    Así que sí, señores: a la universidad se viene a sudar. Pero no en el mal sentido que se comenta aquí de profesores situados en su púlpito y enseñando a la antigua. No. Ese es otro tema completamente diferente. Sudar en el sentido de trabajar, de que se trata de una enseñanza superior que pretende formar a la élite intelectual de un país, y, como tal, debe tener unos requisitos mínimos de cierta entidad. Y si esto provoca que la masa estudiantil decrezca, desde luego no es culpa de la universidad, sino de las etapas previas de la educación.

    Y yo no me pienso disculpar por el tocho, porque me he quedado más a gusto que un arbusto. ;-)

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (3)

  1. ¿Morderías la mano que te da de comer? o por qué la divulgación es necesaria
  2. ¿Morderías la mano que te da de comer?, o por qué la divulgación es necesaria | Noticias - d2.com.es
  3. ¿Morderías la mano que te da de comer?, o por qué la divulgación es necesaria | ForoProvincias.Com

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.