Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

Richard Feynman y la educación: Un arma de doble filo


Publicado el 5/07/2011

En abril de 1963, Richard Feynman dio una serie de tres conferencias en la Universidad de Washington. En esta ocasión, al igual que en muchas otras, trató sobre temas científicos y el impacto de la ciencia en la sociedad, pero también se adentró en conceptos tan humanistas como la paz, la guerra, la política, la educación o la comunicación. Por suerte para todos, estas conferencias fueron publicadas en 1998 con el título The Meaning of it all.


I: Richard Feynman

Este libro, como prácticamente todo lo que ha escrito Feynman, me parece imprescindible de principio a fin. Por su forma sutil de adentrarse en todos los temas, y por mostrar con orgullo sus dudas en cada una de sus reflexiones y conclusiones. Pero por tratar un tema en concreto, rescataré hoy este breve extracto en el que habla tangencialmente de la educación.

Todos nos entristecemos cuando pensamos en las maravillosas capacidades que parecen tener los seres humanos y contrastamos dichas capacidades con los pequeños logros conseguidos. Una y otra vez la gente ha pensado que podríamos hacerlo mucho mejor. Quienes vivieron en el pasado tuvieron, en la pesadilla de sus tiempos, sueños para el futuro. Y aunque muchos de aquellos sueños han sido superados, nosotros, que somos su futuro, tenemos sueños en buena parte parecidos. Nuestras esperanzas para el futuro son en gran medida las que se tenían en el pasado.

En algún momento se pensó que las posibilidades que tenían las personas no se habían desarrollado porque todos eran ignorantes, y que este problema se solucionaría con la educación: si todas las personas recibieran instrucción, quizá todos podríamos ser Voltaire. Pero resulta que la falsedad y el mal pueden enseñarse tan fácilmente como el bien. La educación es una fuerza poderosa, pero puede funcionar en una dirección o en otra.

Yo he oído decir que la comunicación entre naciones debería llevar a una comprensión y, por lo tanto, a una solución al problema del desarrollo de las capacidades del hombre. Pero los medios de comunicación pueden ser controlados y sofocados. Lo que se comunica pueden ser tanto mentiras como verdades, tanto propaganda como información real y valiosa. La comunicación es una fuerza poderosa, pero puede serlo para bien o para mal.

Esta no es ni la primera ni la última vez que Feynman presenta sus dudas ante la educación. Durante gran parte de su vida, Feynman criticó duramente el sistema educativo estadounidense, llegando a concluir en más de alguna ocasión que carecía totalmente de sentido. Sobrepasado un nivel extremadamente básico, Feynman se percató de que la gran mayoría de escuelas y universidades únicamente mostraban a sus alumnos la manera de aprobar los exámenes. Yendo más allá llegó a afirmar que la educación muchas veces frenaba grandes facultades de los alumnos, tales como la creatividad o el pensamiento crítico.

Desde luego que todo es muy relativo, ya que tiene muchísimas variables, siendo el resultado distinto en función de la sociedad, de las leyes de educación, de los profesores y hasta de los propios alumnos. Como bien dice Feynman en el extracto que os he puesto de sus conferencias, la educación per sé no es ni buena ni mala, sino una herramienta más que se puede utilizar en ambos sentidos.

El doble filo es algo que se ha tratado muchas veces en temas científicos como la energía nuclear. Desde comienzos del siglo XX se investigó mucho en este campo, y con el paso de las décadas se fueron buscando aplicaciones. Lamentablemente, una de las aplicaciones que ha pasado a la historia fue la creación de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, pero más allá de aquellos lamentables hechos y el consecuente armamento nuclear de varias potencias internacionales, la energía nuclear ha servido para convertirse en una alternativa durante años a otros modos de generación de energía.

Dicho de otro modo, la energía nuclear, al igual que cualquier otra herramienta, no es ni buena ni mala por sí misma, sino que es su utilización la que puede tener buenas o malas intenciones. Y el caso de la educación no es ni más ni menos que eso mismo.


II: Una educación violenta (fuente)

Educar no garantiza que vayamos a conseguir un mundo mejor. Si queremos conseguirlo tenemos que saber usar esa gran herramienta para ello. No hay más que revisar el pasado, y lamentablemente también el presente, para comprobar cómo muchas sociedades utilizaron la educación para adoctrinar a los jóvenes en una serie de mentiras y falsedades para poder manipularlos a su antojo.

Si luchamos por eliminar de la educación el adoctrinamiento y las falsedades, intentando conseguir que las futuras generaciones sean capaces de ser críticas y pensar por sí mismas, conseguiremos usar la educación como una poderosa arma para afrontar el progreso. Si por la contra decidimos mirar para otro lado, nos arriesgamos a que la potente arma de la educación pueda sesgar nuestro ansiado futuro.

Y no nos olvidemos de una cosa: la eduación es algo más que el sistema educativo, es toda la sociedad que lo rodea.

Fuentes y más información:


Nota: Si te gustó esta entrada, puedes suscribirte al feed RSS del blog, hacerte seguidor de la cuenta de Twitter, fan de la página de Facebook o añadir la página de Google+ a vuestros círculos. También puedes visitar la galería de fotos históricas en la cuenta de Flickr del blog o la galería de Mapas en Facebook.

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

Share

8 comentarios

  1. Elektra
    6/07/2011 @ 08:45

    Magnífico post, como siempre. La educación como bien dices es una forma más de conducir a la sociedad por los derroteros que en un momento dado interesan y ciertamente, no se imparte, y creo que cada vez menos, para desarrollar en el individuo el espíritu crítico. De cualquier forma, no son los centros o modelos educativos los únicos responsables de esto. Todos los que de alguna forma hemos traído hijos al mundo, tenemos la obligación de fomentar en ellos unos valores que permitan subsanar las deficiencias sociales.

    Por otra parte, Richard Feynman me deslumbró hace muchísimos años, cuando leí ¿Está usted de broma, Sr. Feynman?, donde independientemente de sus contribuciones como físico permite valorar su extraordinaria personalidad. Me pareció un monstruo.

    Saludos.

    [Responder]

  2. trebede
    6/07/2011 @ 10:36

    Feynman también dio varias conferencias en Brasil sobre el mundo de la educación y la enseñanza. Estas fueron muy similares a las que nos has traído hoy, quizás un poco más centradas en los sistemas como tal.

    Hace tiempo hice un artículo con un resumen de esas charlas, por si sirve para ampliar este.

    http://goo.gl/6gPyt

    Es difícil no estar de acuerdo con el artículo. Muy bueno, como siempre.

    Salu2

    [Responder]

  3. Jeronimo
    6/07/2011 @ 15:11

    Interesante post. Sin embargo, quiero añadir que la imagen que relaciona la violencia infantil con los videojuegos violentos es un cliché empleado hasta el hartazgo por las siempre conservadoras comunidades de padres de familia norteamericanos.

    [Responder]

  4. amoyag
    7/07/2011 @ 10:08

    Estupendo artículo. Acabo de poner el libro de Feynman en li lista de lectura :-).

    Para profundizar sobre la educación, los sistemas educativos y su inadecuación para educar, recomiendo visitar el trabajo de Sir Ken Robinson http://sirkenrobinson.com/skr/ y en especial, su charla (animada por RSA) http://www.youtube.com/watch?v=zDZFcDGpL4U&feature=player_embedded

    [Responder]

Sitios que enlazan a esta entrada (4)

  1. Richard Feynman y la educación: Un arma de doble filo
  2. Bitacoras.com
  3. Richard Feynman y la educación: Un arma de doble filo
  4. Richard Feynman y la educación: Un arma de doble filo

Deja un comentario

Por favor, intenta que el comentario se refiera a la entrada en la que escribes, o a comentarios de otros usuarios y que siempre sea respetuoso con el resto.

Recuerda no utilizar mayúsculas e intenta cuidar la ortografía.