Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

Titono, la vida eterna sin juventud

Publicado el 20/10/2011 | 9 Comentarios

Eos era la diosa titánica de la aurora. Por ello, cada noche abría las puertas del infierno y comenzaba su viaje desde los confines del océano por todo el mundo, para anunciar la llegada de su hermano Helios y, con él, la llegada de un nuevo día.


Aurora (Guercino) (fuente)

Eos fue una diosa que, desde la época de los titanes, había sido libre y no había escatimado en amantes. Ello le llevó a tener muchos consortes, titanes y dioses, sin existir para ella ningún tipo de compromiso irrompible.

Entre sus muchos consortes se encontraba Ares, el dios de la guerra, con el que compartió tiempo mientras él se alejaba de su amante, Afrodita, la diosa del amor. Pero un día, Afrodita descubrió en el lecho de amor a Eos junto a Ares, razón por …

… y el hombre hizo a dios, a su imagen y semejanza.

Publicado el 25/07/2011 | 21 Comentarios

Cuenta un viejo libro escrito hace miles de años:

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

— Génesis 1:26 – 1:27

La gran mayoría de vosotros conocerá estos versículos de uno de los pocos libros sagrados que comparten cristianos, judíos y musulmanes. En el se cuenta cómo el dios en el que todos ellos creen creó al hombre a su imagen y semejanza.


Si dios nos hizo a su imagen y semejanza,
¿por qué nosotros no somos también invisibles?

Una única tradición …

Midas, el oro y la maldición de la avaricia

Publicado el 11/05/2010 | 23 Comentarios

Cuando Midas aún era un niño, una adivina le había predicho que conseguiría poseer una gran riqueza. Con ello en mente a lo largo de toda su madurez, consiguió convertirse en un rico y poderoso rey, pero nunca se conformaba con la riqueza y poder que ostentaba, si no que siempre deseaba más, queriendo poseer y disfrutar de todo aquello que fuera posible.

Un día Sileno, un amigo del dios Dionisio, fuertemente afectado por los efectos del vino, terminó quedándose dormido en el impresionante jardín de rosas propiedad del rey Midas. Cuando a la mañana siguiente los jardineros lo descubrieron, fue inmediatamente enviado ante la presencia del rey. Fue entonces cuando Sileno le relató grandes historias de lejanos países, así como sobre su amistad con el dios Dionisio.


I: El castigo de Midas de Clerck

Después …

Más resultados »