en Arte y monumentos

Coloso de Rodas: Construcción y destrucción

Tras la muerte de Alejandro Magno a la corta edad de 32 años, varias disputas tuvieron lugar en la antiguo imperio magno, quedando dividido en varios territorios menores. Rodas, al igual que parte de Egipto, quedó bajo el control de Ptolomeo I, controlando así el comercio en la parte oriental del Mar Mediterraneo.

Este hecho no fue del agrado Antígono I el Tuerto, por lo que en el año 305 a.C. mandó a su hijo al mando de un ejército de 40.000 hombres para tomar la ciudad de Rodas y romper así el control de Ptolomeo I en el comercio de la zona. Pero la astucia del ejército de Ptolomeo I impidió que la toma de la ciudad se consiguiera, obligando al ejército de Demetrio, hijo de Antígono, a huir dejando sus armas de asedio atrás.

Coloso de Rodas según Martin van Heemskerk (fuente)

Para celebrar la victoria, el pueblo de Rodas decidió homenajear a su Dios patrón Helios con una construcción de dimensiones desconocidas hasta entonces, utilizando los materiales dejados atrás por el ejército de Demetrio. La estatua se construyó sobre un pedestal de entre 15 y 20 metros de mármol junto al puerto con un esqueleto de hierro, forrado de bronce, consiguiendo la estatua alcanzar entre 30 y 32 metros, para una altura absoluta de prácticamente 50 metros.

La estatua, desde el momento de su finalización en el año 282 a.C., se conoció como el Coloso de Rodas. Pese a que la mayoría de las ilustraciones conocidas, así como varios poemas de siglos posteriores representan al Coloso de Rodas como una estatua a la entrada del puerto con cada pierna sobre sendos pedestales a ambos lados de la entrada del puerto, varios estudios estructurales demuestran que dados los materiales de construcción no era viable, ya que la estatua se habría colapsado por su propio peso durante la construcción.

Coloso de Rodas según Salvador Dalí (fuente)

En el año 226 a.C. un terremoto en Rodas generó grandes daños estructurales en toda la ciudad, quebrando la estatua de Helios a la altura de las rodillas, provocando el derrumbe de la misma. Ptolomeo III propuso la reconstrucción de la misma, pero el oráculo de Delphi sugirió que esto no se hiciera, ya que hizo creer a los habitantes de Rodas que el terremoto era la muestra de Helios de que el Coloso de Rodas había sido una gran ofensa a su deidad.

La ruinas del coloso se mantuvieron esparcidas por en el mismo lugar de la destrucción de la estatua durante varios años, tal y como relatan escritos de Estrabón y Plinio el Viejo, hasta la llegada en el año 654 d.C. de las fuerzas árabes, con Muawiya ibn Abi Sufyan al frente, que capturó la ciudad de Rodas, siendo las ruinas del Coloso de Rodas transportadas a Edesa mediante 900 camellos para ser vendidas a un comerciante judío.

Fuentes y más información:

Las siete maravillas del mundo antiguo:

Otras entradas que pueden resultar interesantes:

11 Comentarios

  1. No deberian ser los años d.C. si hablamos de Carlo Magno?

  2. Muy buena pagina , me gustaria , pudiers agregar las fuentes de donde sacaste la informacion y estaes muy completa muy completa.

  3. @Picazo, Al final de la entrada tienes los tres enlaces de donde saqué toda la información, justo después de donde pone Fuentes y más informacion

  4. que bella la imagen es sorprendente

  5. me da mucha tristesa por la detruccion del coloso de rodas,yo se las cosas de la vida comoel terremoto que destruyo nadie iva a saber asique le doy toda mi gratitud y dolor por el colosoy felicito al quela creo y al homenajeado.
    mucho besos alejandro gonzalez les da…….
    adios coloso para siempre por que nunca mas te van a volver a construir jamas…
    chau y hasta siempre………

  6. que penita pues yo creo que si deberian reconstruirlo aunque sea mas pequeño y si quieren en otra parte ;D

  7. Como es que fue terminada en el 282? Y en el 226 se derrumbo a causa de un terremoto?

Los comentarios están cerrados.