Kobane: Crónica de una masacre anunciada

save-kobane

Staffan de Mistura, enviado de la ONU en Siria, lo dejó claro: ¿Os acordáis de Srebrenica? Nosotros nos acordamos. No lo hemos olvidado y seguramente nunca nos lo perdonaremos. Cuando hay una amenaza inminente que compromete la vida de civiles, no podemos, no debemos, mantenernos callados.

Hace casi 20 años, durante la Guerra de Bosnia, la pequeña ciudad de Srebrenica se convirtió en un enclave bosnio rodeado completamente por serbios. La zona, que había sido declarada segura por la ONU, resultó no serlo tanto. Fuerzas serbias entraron en Srebrenica sacando de la ciudad a más de 20.000 y ejecutando a unos 8.000 bosnios musulmanes. Tales cifras no las había conocido Europa en medio siglo.

en Mundo | 1,726 Palabras

Turquía, ¿qué coño estás haciendo?

turkish-flag-powerpoint-free-575672

Turquía nunca ha sido un país fácil de catalogar. Nacido de las cenizas del Imperio Otomano de la mano Mustafa Kemal Atatürk como un estado moderno, democrático y laico, desde un principio buscó estar alineado con occidente, pero en las últimas décadas esa posición se ha vuelto más y más difusa.

No voy a ser yo quién critique gratuitamente a Turquía. Hay que reconocer que desde tiempos del Imperio Otomano, el pueblo turco ha estado siempre en una muy mala situación geopolítica.

en Mundo | 2,286 Palabras

Lo siento, pero no todo es democrático. Ni ha de serlo

revolution-pitufos

Hoy, para no variar, me he vuelto a encontrar una gilipollez en Twitter. Lo sé, no se trata de ninguna novedad. Por una pura cuestión estadística, basada en que todo el mundo puede decir lo que quiera sin regirse por unos mínimos de coherencia, las gilipolleces en Twitter están presentes a cada minuto. Sólo que, por cuestiones de visibilidad, sólo un puñado de ellas llegan a nosotros.

La respuesta a esto seguro que la ha dado más de uno y más de dos ya, pero os la resumo en una frase que se ha dicho mil y una veces: La ciencia no es democrática. Esto es así, es una norma. Da igual la cantidad de personas que quieran con todas sus fuerzas que la gravedad no exista, no importa. Cada vez que intentes tirarte desde un décimo piso siempre caerás con una aceleración de unos 9,8 metros por segundo cada segundo. Esto no se eligió de forma democrática, fueron mediciones, observaciones… y en definitiva, aplicación del método científico.