Recibe las entradas de Recuerdos de Pandora en tu correo electrónico:

Un ataúd para evitar el entierro prematuro

Publicado el 25/06/2010 | 12 Comentarios

La tapefobia (miedo a ser enterrado vivo) se extendió en Europa preocupantemente entre finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX coincidiendo con las epidemias de cólera que arrasaron Europa. Durante aquellos años, se dieron muchos casos de ataúdes revisados tiempo después del entierro con marcas de arañazos en la parte interior, que demostraron que algunas de las personas enterradas no estaban realmente muertas.


I: Enterrado vivo – Pompeya

Este miedo estuvo tan extendido, que entre los muchos documentos históricos se han podido encontrar escritos de algunos personajes representativos de la época que estuvieron preocupados ante la posibilidad de ser enterrados vivos.

Todo lo que deseo para mi propio entierro es que no me entierren vivo – Lord Chesterfield en una carta a su nuera.

Hacedme un entierro decente, pero no pongáis mi cuerpo en el