Anaximandro, Eratóstenes y la forma esférica de la Tierra

tierra-plana-elefantes-tortuga-hindu

La Tierra nunca fue ni será plana. De hecho, su forma la podemos asumir como constante desde que el ser humano lleva pisándola, y se acerca mucho al de una esfera (ligeramente achatada por los polos). Lo único que ha variado con el paso de los años es la concepción que el ser humano ha tenido de su forma. Si nos remontamos a las primeras civilizaciones a lo ancho y largo del mundo, nos encontramos con un factor común: todos creyeron que la Tierra era una superficie plana.

Aún así, pese a esa gran similitud intercultural, se podían encontrar algunas diferencias entre las distintas civilizaciones. Si tomamos el primer mapa del mundo, originario de la civilización sumeria, nos encontramos con un mundo plano en el que no se concebían posibles límites. En el lado opuesto tenemos la concepción china e hindú, cuyas civilizaciones creyeron hasta bien entrado el siglo XVII que la Tierra era plana con una forma finita. Aún así, cabe destacar lo curioso de que en China se creía que las estrellas yacían en un firmamento en forma de bóveda esférica, en la que dibujaron los primeros mapas del cielo.