El retorno

Ha llovido mucho. De hecho han sido años, a lo largo de los cuales ha habido días que ha llovido incluso demasiado. Esa lluvia ha moldeado nuestro entorno, del mismo modo que el mero paso del tiempo nos moldea a cada uno de nosotros. Actos imperceptibles, situaciones pasajeras, una bofetada de realidad.

Y aquí estamos. Han pasado más de siete años desde que las entradas en este blog empezaron a enrarecerse. En torno a seis desde que calló en coma. Y tan sólo un artículo escrito hace tres años y medio sobre el Pernales ha aparecido por aquí como si de un conato de resurrección se tratase.